El Gobierno hizo lo que tenía que hacer

Gastón Schisano, gerente general de BBVA Seguros.

Gaston Schisano-01

No todos los cambios que se hicieron fueron positivos, como por ejemplo el del seguro de vida sobre saldos deudores. Más allá de que es cierto que los valores eran más elevados que lo que se podía ofrecer, es indudable que la medida generó un cambio sensible sobre el nivel de primas. En nuestro caso implica casi un 35 a 40% de la facturación de la compañía. Trataremos de acomodarnos a partir de 2017, conscientes de que esa rama va a tener un efecto a la baja.

En este primer año de gestión, el Gobierno hizo lo que tenía que hacer. Apuntamos a que, a partir de lo que se hizo, podamos tener un 2017 con crecimiento de la economía, con más actividad en general, e industrial en particular, y que los bancos estén en línea con la demanda necesaria, al igual que las compañías de seguros.

En relación al mercado de seguros, la actual administración introdujo numerosos cambios. El primero de estos cambios, en relación con las inversiones, fue la derogación del inciso “K”, en un plazo de tiempo, y la incorporación del inciso “L”, que es el fondo para Pymes. Era lógico que el Gobierno tomara esa decisión. De todos modos, no todos los cambios que se hicieron fueron positivos, como por ejemplo el del seguro de vida sobre saldos deudores. El Banco Central implementó una modificación dejando demasiada libertad, que fue malinterpretada. Se generaron autoaseguraciones o contrataciones de compañías de seguros. Más allá de que es cierto que los valores eran más elevados que lo que se podía ofrecer, es indudable que la medida generó un cambio sensible sobre el nivel de primas. En nuestro caso implica casi un 35 a 40% de la facturación de la compañía. Trataremos de acomodarnos a partir de 2017, conscientes de que esa rama va a tener un efecto a la baja y veremos cómo compensar esa pérdida con otras realidades activas y comerciales. Cada compañía evaluará el volumen que tenía el saldo deudor en su estructura de resultados y elaborará un plan que apunte o a un crecimiento de los canales existentes con nuevos productos o a nuevos canales comerciales que permitan compensar ese ingreso. Difícilmente se pueda resolver en un año. Trataremos de compensarlo en 2 o 3 años.

Desde el punto de vista financiero, el Gobierno optó por poner tasas de interés altas para que la gente no se oriente al dólar. A medida que la inflación fue generando una expectativa a la baja, las tasas fueron acompañando. Ahora proyectamos un 2017 con tasas más razonables y una inflación más controlada que permita a los bancos y a las compañías de seguros focalizarse en sus productos en un escenario más previsible.

Para contribuir con esto, el Gobierno debería hacer un esfuerzo más importante generando incentivos fiscales. En el impuesto a las ganancias, por ejemplo, podría beneficiarse a los contribuyentes con la deducción de la base imponible de la contratación de seguros de vida o retiro con valores más altos que los actuales (que son irrisorios, como resultado de la inflación que se ha vivido en los últimos años).

Otro aspecto importante en el que se avanzó este año tiene que ver con que el sistema financiero empiece a desregularse para poder hacer uso de la tecnología, por ejemplo, permitiendo a los bancos dar de baja algún producto a través de la web y de ahí alcanzar también a las pólizas de seguros. Se está intentando que la tecnología acompañe el proceso que desean los clientes y que implica tener la posibilidad de elegir en el momento lo que se quiere y lo que no.

Estamos muy esperanzados con el 2017. Impulsamos nuevos proyectos y alianzas, como por ejemplo en la rama de autos con La Caja para comercializar, con marca compartida, un seguro muy interesante. Asimismo, estamos lanzando otros seguros de caución y desempleo con otras compañías y proyectamos un bróker propio que estará vigente a partir de enero y nos va a permitir tener una oferta más integral para todos los clientes del banco. Este bróker nos va a permitir derramar mucha actividad en la compañía de seguros. Vamos a fabricar nuevos productos y también distribuir aquellos que no fabricamos, como los seguros de riesgos de trabajo o de riesgo corporativo. Apuntamos a una economía en crecimiento y a acompañar desde la industria aseguradora con una demanda mucho más importante que la que tuvimos en 2016.

Share Button