El impacto del coronavirus en los países emergentes de la región

La pandemia afecta al Mercosur con una contracción del PBI. ¿Cuáles serán las consecuencias en el corto y mediano plazo?

 

El coronavirus supone un gran impacto en los mercados emergentes de América Latina, mientras que los países centrales ya se encuentran en recesión.

Adriana Arreaza, directora de Estudios Macroeconómicos del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), describió la situación:

 “Las economías regionales comenzaban a dar signos de recuperación luego de un 2019 difícil, pero la COVID-19 frenó el crecimiento. La cuarentena ocasionó una baja del consumo y una menor oferta de productos y servicios”.

Y remarcó: “Los países de la región están seguros de que las medidas de alivio que adopten no revertirán los efectos de la crisis, aunque podrán colaborar a que la recuperación sea más rápida”. Además, aseguró que evitar el exceso de liquidez en los bancos y dirigir el dinero a las empresas que necesitan financiamiento son las iniciativas que más ayudan a contrarrestar los efectos.

La contracción del producto bruto interno (PBI) de los países americanos fue calculada por Bank of America. Y otorgó el mayor desacelere a México (-4,5%), seguido por la Argentina (-3%), a quien le atribuyó la inflación más alta del continente luego de Venezuela, que quedó exceptuada del informe por su compleja situación interna y su depresión (-20%).

Según Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI, el golpe se sentirá menos en los exportadores de commodities agropecuarios, como la Argentina y Uruguay, porque el consumo de alimentos no mermará

 

Los desafíos para el Mercosur

Elizondo describió la situación regional: “Seguramente la Argentina tendrá una caída del comercio internacional del 10% en línea con las estimaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a nivel global. Del total de los bloques que hay en el planeta, el Mercosur es el de menor intensidad comercial. Se verá afectado por la reducción de la actividad doméstica motivada por el confinamiento”.

Matías Rajnerman, analista económico de Ecolatina, compartió una visión similar: “La performance del Mercosur será muy mala. Brasil y la Argentina concentran el 90% del PBI del bloque, y ambos enfrentan una crisis aguda. La Argentina le vende a Brasil un tercio de sus manufacturas industriales y bienes ‘no esenciales’”.

Por su parte, Luis Nielsen, experto en Relaciones Internacionales y docente de Derecho Político en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), sostiene que dentro del Mercosur hay dos visiones opuestas sobre cómo será el mundo después del coronavirus: “Brasil cree que será un lugar de oportunidades, perspectiva basada en las ideas del ala ultraliberal, liderada por el eje Bolsonaro-Guedes. Por su parte, la Argentina prevé que será un sitio menos amistoso, donde las economías se cerrarán cada vez más y habrá que disputarse los mercados”.

Share Button