El importante rol de los productores asesores de seguros

Las medidas para evitar la propagación del coronavirus afectaron la labor de los PAS, pero igual demostraron su fundamental papel en la industria.

Luego de un año de pandemia, los productores asesores de seguros (PAS) demostraron la importancia de su rol para que los asegurados se sientan respaldados en un momento de incertidumbre. A pesar de tener un modelo de atención basado en la presencialidad, pudieron adaptarse a las exigencias de la atención remota y digital.

Las compañías de seguros pusieron a su disposición variadas herramientas para que mantengan la cercanía con los clientes.

Nuevo escenario y adaptación

Las medidas de aislamiento, distanciamiento y restricciones a la circulación afectaron el negocio de los PAS.

Fabián Alegre, product owner (PO) de Marketing del Grupo San Cristóbal, opinó: “La gente estaba adentro de su casa, las oficinas estaban cerradas, los eventos sociales suspendidos, toda esa red de contactos se vio afectada para los PAS”.

Agustina Decarre, presidenta de la Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de la Argentina (FAPASA), coincidió y agregó: “Algunos tuvieron dificultad en función del tamaño de la producción y de sus oficinas. Además, nuestras carteras son muy sensibles a los vaivenes económicos del país. Rubros como el turismo, la gastronomía o el transporte se vieron muy afectados”.

Sin embargo, los PAS lograron adaptarse para contener a los clientes, algo que los destaca con respecto a otros canales de comercialización.

Sebastián Del Brutto, presidente de la Asociación Argentina de Productores Asesores de Seguros (AAPAS), contó su experiencia: “Los productores convertimos rápidamente nuestras casas en oficinas y comenzamos a atender a nuestros clientes por vía telefónica, WhatsApp, e-mail, redes sociales. Los clientes necesitaron tener a alguien de confianza para evacuar las dudas sobre sus seguros en este escenario de crisis”.

Acompañamiento de las aseguradoras

Como los PAS representan el contacto directo que las compañías de seguros tienen con los clientes, ellas también debieron tomar medidas para respaldarlos.

Ofrecieron capacitaciones, flexibilizaron algunos procesos y delegaron otros que estaban concentrados en las compañías. Esto les permitió acelerar la comunicación y las tareas operativas.

También trabajaron en conjunto para mantener la comunicación con los asegurados, analizando los casos en los que se podían ofrecer descuentos o promociones.

Una de las propuestas que les acercó San Cristóbal fue la puesta en marcha de Sitio Seguro. Se trata de una página web que no tiene costos para los PAS y permite ofertar seguros de auto, hogar y accidentes personales. Agrega cotizadores online y permite el contacto directo a través de WhatsApp, e-mail y teléfono. Además ofrece capacitación permanente en marketing digital.

Fabián Alegre lo describió: “Sitio Seguro es una herramienta digital para seguir trabajando en el momento en que la pandemia limitó la presencialidad. Además, fue una forma de darle solución a un ‘dolor’, porque el productor veía el crecimiento del mercado digital y no quedaba claro qué lugar ocuparía si las compañías vendían en forma directa”.

Ahora que lo más difícil parece haber quedado atrás, los PAS demostraron ser un eslabón central en la cadena de comercialización de los seguros.

Queda por ver cuántos de los cambios permanecerán cuando termine por completo la pandemia.

Leer nota completa aquí