El liderazgo femenino durante la pandemia

Ejecutivas de bancos y aseguradoras enfrentan el desafío de liderar equipos y agregar valor como mujeres a sus funciones durante la pandemia.

 

Si bien la industria financiera fue liderada históricamente por hombres, durante la pandemia el liderazgo femenino ha sido reconocido de manera positiva.

Aunque todavía es pronto para sacar conclusiones definitivas, los expertos señalan que las mujeres presentan habilidades diferentes a las de los hombres, por lo que su capacidad de conducción resulta beneficiosa en situaciones críticas como la actual. 

Cristina Bomchil, fundadora y directora ejecutiva de Valuar, firma dedicada a la búsqueda de ejecutivos de primera línea para diversas industrias, afirmó: “Hoy se necesitan líderes ágiles, capaces de dar respuestas rápidas y que se adapten con flexibilidad a los cambios. El género femenino es más propenso a ello”.

 

Aprendizajes de la pandemia

Durante el aislamiento, Irene Capusselli, gerente general de Orígenes Seguros de Vida y Retiro, consideró que “mantener motivados a los equipos es el mayor reto”. Y reflexionó: “Me exigió trabajar más sobre mi lado creativo para encontrar soluciones a problemas imprevistos y descubrir nuevas formas de relacionamiento”.

En la misma línea, Silvia Tenazinha, gerente principal de Banca Comercial del Banco Santander, explicó que intentó aplicar un liderazgo cercano con los colaboradores. “La intención es que se mantengan motivados constantemente y puedan dar lo mejor de sí mismos, incluso ahora, donde predomina la falta de certezas y la claridad en cuanto al futuro”, comentó. Y añadió que su propósito es dar la mayor contención posible a los empleados en todo momento y estar atenta a sus necesidades.

En tanto, Patricia Bindi, directora de la Banca de Empresas de HSBC, aseguró que su aporte “tiene mucho que ver con la orientación a las personas, es decir, con poner a los colaboradores y los clientes en el centro de la escena en este momento”. Sostuvo que fueron importantes “la empatía con las distintas problemáticas, la flexibilidad para adaptarme rápidamente a los cambios y la resiliencia.

 

Rasgos típicos

Algunos de los aspectos que se relacionan con las virtudes de las ejecutivas femeninas son la sensibilidad, la empatía y la comunicación. “Todas estas competencias, sin generalizar, se destacan en las mujeres. Ahora que se evidenciaron resultados positivos, se valoran”, analizó Bomchil.

Para Tenazinha, es fundamental la complementariedad entre el liderazgo femenino y el masculino, porque “la diversidad ayuda a generar puntos de vista variados”. No obstante, remarcó: “Es importante no abandonar la inteligencia emocional que nos caracteriza como mujeres”.

Patricia Bindi opinó: “Las mujeres líderes demostraron aplomo, firmeza, sensibilidad y empatía. Creo que hay una lección a nivel individual: la mujer reconociéndose como protagonista ante esta situación, que nos animará a tomar nuevos desafíos. Y una colectiva: la importancia de tener diversidad de pensamientos y trabajar colaborativamente en entornos cada vez más impredecibles”. 

Al respecto, Vanesa Rocca, gerente general de San Cristóbal Seguros argumentó que “se trata de tener un objetivo claro y encaminarse hacia él, con compromiso y trabajo”. Y afirmó: “En los 20 años que llevo trabajando en la industria del seguro, aprendí que exponer una opinión y ser tomada en cuenta depende en buena medida de uno mismo. Estoy convencida de que es cuestión de proponérselo. Nunca fui rechazada ni hubo una distinción, en mi caso, por ser mujer. Pero, muchas veces existe una limitación propia, que uno se autoimpone, una traba en primera persona”. 

Irene Capusseli concluyó: “Los equipos gerenciales ya cuentan con una alta participación femenina y, pese a que los directorios contienen aún una abrumadora mayoría masculina, la presencia femenina es valorada y respetada”.

Share Button