El principal logro es el cambio de régimen económico

José María Fanelli, profesor de la Universidad de San Andrés e investigador del Conicet.

Jose Maria Fanelli-01

Pasamos de exportar 80 mil millones a 60 mil millones de dólares en cuatro años y ese shock externo es muy difícil de remontar para cualquier gobierno. En este contexto, la actual administración está tratando de remar contra la corriente. Tendría que haber sido más clara al principio, en decir qué situación enfrentaba, en parte heredada y en parte porque el mundo cambió.

El principal logro del gobierno de Mauricio Macri es el cambio de régimen económico, un cambio de las reglas de juego que la economía necesitaba. Luego, es haber puesto en marcha un proceso gradual de ajuste de la economía, en un intento por superar una situación muy difícil sin generar una crisis. Los problemas están relacionados con esto mismo: haber creído que con sólo cambiar el régimen, por ejemplo, levantado el cepo cambiario, la economía iba a crecer y los inversores iban a llegar fue un exceso de optimismo.

Argentina tiene un problema importante: se le cayeron las exportaciones a causa de la recesión en Brasil y de las menores ventas de soja. Pasamos de exportar 80 mil millones a 60 mil millones de dólares en cuatro años y ese shock externo es muy difícil de remontar para cualquier gobierno. En este contexto, la actual administración está tratando de remar contra la corriente. Tendría que haber sido más clara al principio, en decir qué situación enfrentaba, en parte heredada y en parte porque el mundo cambió.

Teniendo en cuenta esto, me preocupa el alto déficit fiscal, pero sobre todo cómo el Gobierno hace las concesiones y qué concesiones hace. La cuestión es que a cada sector le fue dando algo: jubilados, movimientos sociales, sindicalistas, campo, minería. Entonces, la lectura puede ser que tiene una restricción de presupuesto blanda y si los sectores de presión leen esto, le van a pedir todo.

Esto está obligando a tomar deuda. En este punto me preocupa más el flujo del endeudamiento (que es alto), que el stock (que es bajo). Si hay un problema en los mercados internacionales, suben las tasas de interés y vienen menos capitales a los emergentes; se puede interrumpir ese flujo y habrá que ajustar el déficit sí o sí. En este sentido, también será clave lo que suceda en las elecciones legislativas del año que viene: si pierde Macri el mundo va a pensar si le presta a un país en manos de un peronismo que puede proponer una política económica sensata o no.

Por otra parte, para implementar el gradualismo, con el que estoy de acuerdo, se aplica una combinación de política fiscal blanda y política monetaria muy dura que, desde mi punto de vista, no es la mejor. La combinación no está dando resultado, porque la economía no está saliendo del parate. Además, un resultado colateral de que la política fiscal y la monetaria no estén combinadas es que el tipo de cambio real tiende a apreciarse. Independientemente del tipo de cambio real de equilibrio de largo plazo, lo cierto es que Brasil nos compra menos que antes y habría que tener un tipo de cambio más alto de manera transitoria hasta que esa situación se solucione. Otro resultado colateral es que el Gobierno trata de dar credibilidad a la política antiinflacionaria y el costo de bajar la inflación es la suba en la cantidad de Lebac que emite el Banco Central.

En síntesis, la economía argentina enfrenta un shock externo que provocó una caída de alrededor de 4% del PBI en el nivel de exportaciones en cuatro años. El gasto público y la presión tributaria con el gobierno anterior se habían adaptado al nivel previo de exportaciones y ahora se tienen que readaptar. El Gobierno está cambiando el régimen, pero se quedó corto en este aspecto.

Share Button