Cómo enfrentar la escasez de talentos

El problema de la escasez de talentos

La pandemia acentuó la brecha entre las necesidades de las empresas y la oferta laboral disponible. El trabajo remoto presenta nuevos desafíos.

Ya antes de que comenzara la pandemia, las empresas del mundo informaban sobre la escasez de talentos en rubros como la tecnología de la información (IT), ventas y marketing, entre otros. La cuestión se vio exacerbada con el boom del trabajo remoto.
En Argentina el problema se agudiza por la menor experiencia con respecto a otros países en esta modalidad de trabajo y, además, por las propias características del sector financiero local.
Por un lado, aparecen dificultades a la hora de negociar las condiciones laborales, ya que los postulantes priorizan conseguir un mayor equilibrio entre la vida laboral y la familiar; y esperan que los beneficios que trajeron las nuevas experiencias de trabajo perduren en el tiempo. Por otro lado, muchas empresas temen que la mayor flexibilidad dé lugar a una baja productividad, en tanto que las curvas de aprendizaje de un nuevo feedback entre empleador y empresa no habrían madurado lo suficiente.

Redefinir talentos

Según el reciente informe realizado por ManpowerGroup, en el 2020 se vivió la mayor reasignación de habilidades de la fuerza laboral desde la Segunda Guerra Mundial.
Gustavo Aguilera, director de Talent Solutions y People & Culture de esta compañía, comentó: “Lo interesante es que cuando se habla de talentos, se trata de un perfil que, además de poseer una buena formación técnica y profesional, cuente con habilidades llamadas ´blandas´, esto es, que puedan, en un contexto de crisis, dar respuesta de manera eficiente”.
El punto que les preocupa a los empleadores tiene que ver con la curva de aprendizaje que repercute en la productividad. “Esto está muy ligado a la confianza en las personas al trabajar de manera virtual. Por eso, en estas nuevas competencias que se plantean se habla de capacidad de autonomía, de pensamiento crítico y del conjunto de estas habilidades blandas. La preocupación es que esa curva de aprendizaje no está aún totalmente desarrollada y es aquí donde se generan rispideces”.
Por su parte María Fernanda Álvarez Apa, transformation manager de capital humano de PwC Argentina, señaló: “Mientras muchos no consiguen trabajo, al mismo tiempo nos damos cuenta de que las empresas tienen problemas a la hora de encontrar el talento que necesitan. En estos casos, además de cierta formación, se busca la proactividad, el agregado de valor. La capacidad de no pensar dentro del status quo, sino tener la posibilidad de ir por más, el cuidado por el detalle, por dar respuesta al cliente”.
Según los especialistas, la mayor oferta de talentos requiere una mayor capacitación y formación. En este contexto el concepto de learnability implica la capacidad de aprender cosas nuevas y la pandemia, justamente, reforzó este tema debido a la necesidad que hubo de adaptarse a las nuevas condiciones inesperadas.