El sistema financiero aprobó el test de 2019 con buenas notas – Fabián Kon

Gerente general de Banco Galicia

 

A pesar de que fue un escenario realmente negativo para la economía argentina, se puede destacar la fortaleza del sistema financiero que pudo satisfacer todas las demandas de sus clientes a la hora de retirar dólares.

 

Estamos cerrando un año muy movido, con expectativas por la nueva etapa. El 2019 tuvo muchas convulsiones, que en realidad empezaron en abril de 2018, cuando fue la primera corrida contra el peso. Eso se agravó este año con el resultado de las PASO y desde ese momento vimos una demanda de dólares muy grande que hizo crecer el tipo de cambio  y generó una salida muy importante de los depósitos en moneda extranjera de los bancos; todo esto combinado, también, con tasas en pesos muy altas. Ese cóctel además tuvo un impacto en el nivel de actividad, que ya venía muy bajo, y que va a terminar el año con una caída del PBI de entre 2,5% y 3%.

A pesar de que fue un escenario realmente negativo para la economía argentina, se puede destacar la fortaleza del sistema financiero, que pudo satisfacer todas las demandas de sus clientes a la hora de retirar dólares: mostró que mantenía una liquidez adecuada y que había normas prudenciales que tuvieron un efecto importante. Todo esto se refleja en las normas de capitales y solvencia de los bancos. Así que creo que la parte positiva es que el sistema financiero aprobó este test con buenas notas.

Hacia adelante, vemos un país que requiere muchas definiciones. Desde el punto de vista del sistema financiero, creo que hay cuatro aspectos a definir que van a tener impacto rápidamente. Uno es el programa fiscal, es decir, cómo Argentina va estar preparada para encarar a partir del próximo mandato todas las demandas de aumentos de planes sociales, de sueldos y de jubilaciones; cómo va a impactar en la recaudación; cuál es el déficit que va a tener el Gobierno y cómo va a financiarlo.

Eso nos lleva al plano monetario. Esto es, si hay una emisión de pesos, cómo va a impactar en el programa monetario; cuál va a ser la liquidez que se le va a inyectar al mercado. En este punto creo que va a ser muy importante definir alternativas de ahorro e inversión en pesos para que la gente confíe en la moneda y se quede en el sistema financiero argentino. Hay que dar alternativas para que los argentinos estén tranquilos en el corto y mediano plazo y que el dólar no sea la única opción de ahorro o preservación de valor.

Al mismo tiempo, creo que hay que definir como otro componente importante el tema de la restructuración de la deuda. Argentina tiene muchos vencimientos en 2020, de títulos que ya fueron reperfilados, como las Letes y Lecap, pero también de deuda que no ha sido reperfilada, como los bonos tanto de legislación argentina como extranjera. Con respecto a esto último, hay que ver cuál va a ser la propuesta. Todo esto es muy importante que se aclare al comienzo del nuevo gobierno porque son temas que tienen vasos comunicantes entre sí.

Por último, es fundamental que se avance en el acuerdo con el FMI. El organismo va a querer ver todos estos componentes para decidir si puede seguir asistiendo al país financieramente o no.

Todos estos puntos son muy relevantes y van a condicionar la macro a partir del 10 de diciembre.

Como banco, estamos trabajando en líneas de financiamiento a pymes, que hemos sostenido en este último tiempo, como descuento de cheques, capital de trabajo y créditos prendarios. Tenemos que tener clara cuál es la referencia de tasa que va a haber a partir de diciembre y eso nos va a permitir determinar las políticas hacia adelante. Nuestra política es estar cerca de las personas y de las empresas.

Para este año que comienza esperamos un reordenamiento de la economía que pueda sentar las bases para el futuro crecimiento de la Argentina.

Share Button