En 2021 se reactivará el mercado de caución – Gustavo Krieger

La cantidad de operaciones cayó un 25%, pero luego de diez años de intentar imponer la póliza electrónica y de ir a una compañía sin papeles, esta tendencia comenzó a tomar protagonismo.”

Este año estuvo signado por la pandemia de COVID-19, un factor que fue determinante para una serie de conductas que se precipitaron a partir del virus y la cuarentena. Durante los primeros meses, el negocio de caución se vio impactado de manera negativa, sin empleados que fueran a trabajar en los sectores privado y público, y con una parate en la construcción, a lo que debió sumarse la caída del PBI.

Las ventas crecieron en valores nominales, pero no se acercaron a los niveles inflacionarios y la cantidad de operaciones cayó un 25%. Sin embargo, sucedió un hecho curioso: luego de diez años de intentar imponer la póliza electrónica y de ir a una compañía sin papeles, esta tendencia comenzó a tomar protagonismo.

Pasado el primer trimestre de cuarentena, de miedo y precauciones, comenzó a notarse una relativa reactivación que tuvo impacto en la póliza digital. En ese sentido, hoy nuestra compañía opera 100% de manera virtual, no sólo en la emisión de pólizas, que son mucho más seguras, de entrega inmediata y sin intermediarios, sino que además se instalaron los medios de pago electrónicos.

Además de suscribir de manera digital, el modelo de trabajo “desde casa” se convirtió en un modelo real de home office, de gestión absolutamente nueva, con planes de ventas, administración y conquista de nuevos clientes. Con la pandemia surgieron modificaciones sustanciales en la administración de compañías y eso es invalorable.

Empezamos a trabajar en esta línea de manera activa y modificamos nuestros parámetros de gestión. Abandonamos el viejo edificio de dos pisos y nos mudamos a uno nuevo, de una sola planta para acompañar nuestro modelo de trabajo horizontal sin jefaturas.

Si bien al principio de la pandemia se generó un alejamiento de los productores, pudimos reflotar esa relación y aportar herramientas y tecnología para que realizaran su trabajo a distancia. Hubo una pérdida en términos de dinero y de cantidad de operaciones, pero se ganó mucho en avance digital y de nuevas tecnologías. Ese es un cambio positivo que aun cuando termine esta crisis sanitaria, permanecerá.

El año que viene vamos a seguir profundizando este modelo para terminar 2021 con una compañía cero papel y poder convertirnos en una empresa B. Además, eliminamos las computadoras fijas por un sistema de notebooks conectadas sólo por wifi para que cualquier persona pueda trabajar desde cualquier lugar.

En cuanto a las ventas esperamos que haya una reactivación porque el Gobierno va a estimular un plan de inversión pública con el objetivo de generar fuentes de trabajo, lo que también va a ser positivo para nuestro negocio.

Todas las circunstancias que hemos vivido se pueden tomar como una maldición o como un hecho que te obliga a prepararte y mejorar en el futuro. Una vez que se comienza a transitar el camino de agregar valor, no hay que dejarlo.

Share Button