Fracaso de la primera ruta solar

La primera ruta solar del mundo había sido instalada en Tourouvre, en la región de Normandía (Francia).

Había sido anunciada como una innovadora medida “sin precedentes” en 2016 por Segoléne Royal, ministra de Medio Ambiente francesa. Tenía un kilómetro de largo con 2.800 m2 de paneles solares y costó 5.000.000 de euros. A través suyo se esperaba suministrar electricidad para alimentar las luces de cientos de kilómetros alrededor. Pero menos de tres años después, este invento no ha resultado como se esperaba. 

Un informe publicado por Global Construction Review ha asegurado que la vida de la carretera solar ha llegado a su fin debido a las numerosas grietas. Al parecer, al momento de diseñarla no se tuvo en cuenta a presión que ejercían tractores y otros vehículos de gran tamaño que pasaban por la ruta. Tampoco ha generado la energía esperada debido a las hojas secas que caen encima de la calzada y tapan los paneles.

Share Button