Habilidades Digitales

Habilidades digitales para el crecimiento


La nueva economía digital necesita talentos que ayuden a crecer a la región. Ya hay iniciativas en marcha para acelerar la disponibilidad de recursos en sectores clave.

Aunque en los últimos años la disponibilidad de Internet en América Latina aumentó significativamente, la región aún queda relegada en las áreas tecnológicas. En las actuales condiciones, se requiere urgentemente una fuerza laboral altamente capacitada en competencias digitales, porque representan oportunidades de crecimiento económico.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la región posee la menor disponibilidad de habilidades digitales del mundo y el mayor déficit de talento en el sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y en programación.

Por el contrario, según el BID las organizaciones que invierten en herramientas digitales mejoran considerablemente su productividad y tienen potencial para crecer entre un 25% y un 30% más rápido.

Principales obstáculos

Desde el punto de vista del sector público, los países latinoamericanos implementaron distintas estrategias de gobierno digital en los últimos años. Mayormente están orientadas a simplificar trámites de servicios públicos y a crear canales digitales para que los ciudadanos interactúen de forma más ágil con las entidades públicas.

Sin embargo, para María Isabel Mejía, ejecutiva senior de la Dirección de Innovación Digital del Estado del Banco de Desarrollo de América Latina-CAF, es necesario actualizar la mentalidad de los funcionarios públicos, porque deben satisfacer las expectativas de los “nativos digitales” que reclaman formas de gobierno más abiertas e innovadoras.

Y, desde el punto de vista del sector privado, el mayor obstáculo es reclutar el talento. Según Fernando Podestá, director comercial y de Operaciones de la filial local de la consultora de Recursos Humanos ManpowerGroup, “el 67% de las compañías tiene dificultades para hallar talento tecnológico”. Los empleadores salen a buscarlos al mercado, pero cuesta captarlos.

A eso se suma que los candidatos posean habilidades en ciencia de datos, internet de las cosas, blockchainbig data e inteligencia artificial.

Iniciativas públicas

Para revertir la situación regional, en Brasil, por ejemplo, la escuela federal de gobierno implementó un ambicioso programa de capacitación dirigido a la transformación digital de sus funcionarios a través de la iniciativa Capacita Gov.BR. Por su parte, Chile creó Talento Digital, la única iniciativa a nivel país que integra a empresas, casas de estudio y Estado para desarrollar nuevas capacidades, en sintonía con las demandas de la economía digital.

Por su parte, en Argentina funciona el Laboratorio de Gobierno de Argentina (LABgobar), que lleva a cabo actividades de capacitación en nuevas metodologías para funcionarios públicos con el fin de desarrollar habilidades que permitan aumentar la colaboración y la transparencia.

Acciones privadas

La disrupción que impulsó la pandemia de COVID-19 impuso una agenda marcada por la presencia de la inteligencia artificial y la automatización.

David González Natal, socio y director senior de Engagement de Llorente y Cuenca (LLYC), reconoció que es necesario repensar el vínculo en este contexto de desincronización y deslocalización, con una apuesta impostergable por la formación. “La prioridad este año será es el upskilling y el reskilling de los colaboradores. Es la clave para obtener ventajas competitivas y generar lazos más sólidos con los colaboradores”, argumentó.

En una línea similar, Mariana Narduzzi, gerente regional de Recursos Humanos de Red Hat, añadió: “La capacitación que ofrecen las empresas a sus empleados es fundamental, porque los ayuda a superar desafíos y a prepararse para nuevas tendencias. El particular escenario que generó 2020, y cuyas ramificaciones seguirán suscitando en 2021, mostró que la formación fue muy importante para que las compañías pudieran salir adelante y satisfacer las cambiantes demandas”.

Al mismo tiempo, hay una mayor valoración de la flexibilidad y la capacidad de adaptación. Alejandro Servide, director de Professionals & RPO de Randstad Argentina, remarcó: “Se buscan candidatos con buen desarrollo de habilidades blandas que puedan trabajar en entornos cambiantes sin frustrarse sosteniendo su productividad”.