HSBC

Valeria Vivani, especialista en Inversión en la Comunidad

Valeria Vivani - Foto03

“Al comienzo, teníamos un modelo asistencialista y de apoyo esporádico, pero luego nos dimos cuenta de que, trabajando con las ONG, podíamos crear una relación sustentable, dado que ellas poseen las mejores herramientas, la logística y la intención de poder llevar a cabo los proyectos a lo largo del tiempo.”

La entidad bancaria tiene una directriz global que rige a todos los países en los que está presente. Tiene su foco en las áreas de educación, medio ambiente y comunidad.

En relación a la educación, la institución ayuda a niños y jóvenes a alcanzar los niveles básicos oficiales de escolaridad. Viene poniendo el esfuerzo en los niveles primario y secundario y, este año, está explorando opciones para abarcar la primera infancia y la empleabilidad posterior a la finalización del último ciclo escolar.

En medio ambiente, el banco se centra en programas de acceso al agua segura en las comunidades de diferentes zonas del país. Para ello, trabaja con la Fundación Hábitat & Desarrollo distribuyendo purificadores de agua en las escuelas de la provincia de Buenos Aires. También, con la Fundación Cruzada Patagónica actúa en el sur del país junto a comunidades criollas y mapuches para la conservación de vertientes de agua y en la construcción de una red de distribución del recurso. Y con la Fundación Vida Silvestre se dedica a la misma actividad pero con comunidades guaraníes de Misiones.

A su vez, en el área de comunidad se orienta a la salud. Aquí, viene trabajando junto a COAS (Cooperadora de Acción Social) en el equipamiento de hospitales porteños y con la Fundación Natalí Dafne Flexer, en el apoyo a los niños con cáncer.

Para la entidad, la mejor manera de trabajar y hacer funcionar los programas es a través de las alianzas con las ONG. “Tenemos entre 15 y 16 alianzas y todas cuentan con un fuerte programa de voluntariado de los empleados del banco. El 2015 lo cerramos con un 51% de participación en actividades de voluntariado y sensibilización”, aseguró Vivani.

Para llevar a cabo nuevos proyectos, se identifican las causas a las que quieren representar y se contacta a las ONG específicas para lograr, entre ambos, objetivos comunes y programas en conjunto. “Esta es la mejor manera que encontramos para sostener nuestro esquema de RSE. Las alianzas con las ONG nos permiten que los proyectos sean a largo plazo, que funcionen bien y que vayan creciendo con confianza mutua. Al comienzo, teníamos un modelo asistencialista y de apoyo esporádico, pero luego nos dimos cuenta de que trabajando con las ONG podíamos crear una relación sustentable, dado que ellas poseen las mejores herramientas, la logística y la intención de poder llevar a cabo los proyectos a lo largo del tiempo”, señaló la ejecutiva.

El presupuesto destinado al departamento de RSE tiene fondeo local y también global. La institución invirtió 40 millones de pesos en el 2015 y este año apunta a incrementar la cifra.

Share Button