Inclusión laboral de personas con discapacidad

Accenture

accenture-01

Promover ambientes de trabajo diversos es la misión del programa Sin Barreras. Esta iniciativa apunta hacia la igualdad de oportunidades.

 

 

En Argentina hay más de 5 millones de personas con discapacidad, de las cuales el 75% se encuentra desempleada. Como el trabajo es una de las vías para conseguir la inclusión social y favorecer la igualdad de oportunidades, en la empresa se pusieron al hombro la problemática y trabajan en el programa Sin Barreras para armar equipos de trabajo diversos.

“Nosotros consideramos a la diversidad como un valor y ofrecemos un entorno inclusivo donde se reconoce la singularidad de cada persona, promoviendo el respeto y la realización personal. Esto permite captar talento para la organización y mantener una actitud proactiva para que las personas con discapacidad encuentren en la empresa un trabajo que les permita desarrollarse en iguales condiciones que sus colegas sin discapacidad”, señalaron en la compañía.

La empresa se involucró fuertemente y durante el primer año se incorporaron 15 personas con alguna discapacidad. También aprendieron que necesitaban una capacitación para poder brindarles mejores oportunidades a sus empleados. Fue así que entendieron que, para el seguimiento y asesoramiento, en cuanto a cada discapacidad, debían trabajar en alianza con organizaciones de la sociedad civil y se conectaron con el Centro Dar, Fundación Discar, Fundación Par, ADEEI y otras.

En el proceso de inclusión de un candidato con discapacidad, la única instancia distinta es una entrevista con una asesora externa especialista en la temática. Una vez que se confirma el ingreso de la persona, se realizan charlas de concientización a los equipos que reciben al nuevo empleado. “La práctica y la experiencia reflejan la importancia de esta charla previa porque permite recibir a la persona con más herramientas y, de este modo, se logra una inclusión plena”, destacan desde la empresa.

La expectativa institucional era que no se generaran puestos específicos para personas con discapacidad, sino que todas las posiciones abiertas de la compañía pudieran ser ocupadas por cualquier candidato que cumpla con los requisitos del perfil. En ese sentido, se logró promover las mismas condiciones que cualquier otro empleado sin discapacidad y proporcionar iguales capacitaciones y desarrollo de carrera sin discriminación de ningún tipo.

La institución cuenta actualmente con 73 empleados con discapacidad que se encuentran trabajando en las oficinas de Rosario, La Plata y Ciudad de Buenos Aires. Si bien representa apenas un 1% del total de empleados en Argentina, se mantiene día a día el compromiso de seguir creciendo y sumando talento.

En los inicios del programa, se realizó un trabajo fuerte en materia de concientización acerca de la discapacidad para todos los empleados, que permitió instalar la temática, educar y derribar mitos y prejuicios. “Si bien la iniciativa fue muy bien recibida inicialmente, se atravesó por un proceso de maduración y experiencia. El aprendizaje es, de todos modos, un camino que continúa y el conocer y comprender la realidad de cada empleado y la singularidad de cómo cursa la discapacidad en cada uno sigue aportando a poder diseñar procesos de una manera cada vez más universal y accesible”, afirmaron en la empresa.

La entidad realiza un monitoreo constante de la iniciativa y un seguimiento de los empleados junto a sus equipos de trabajo. Estos seguimientos se realizan mediante una serie de reuniones que permiten tener mayor visibilidad del avance de las acciones y la maduración interna.

“El obstáculo más importante en la temática discapacidad es el de la desinformación. Cuando no sabemos cómo abordar una situación específica pedimos asesoramiento externo para encontrar la mejor manera de resolverlo. Esto nos brinda la tranquilidad y la confianza de estar recurriendo a los expertos y aprendiendo de sus recomendaciones para fortalecer el soporte de nuestras acciones”, destacaron.

Share Button