Incorporacion del home office en la productividad durante la pandemia

Incorporación del home office en la productividad tras la pandemia

Luego del fin de la pandemia, el 91% de las empresas adoptará un esquema laboral híbrido, con días presenciales en la oficina y otros de forma remota, según una encuesta de IDEA.

Más de un año de aislamiento causó altos niveles de estrés que afectaron la productividad laboral y la salud emocional. Hay un nuevo concepto en el mundo de los negocios: work-life balance, que alude al deseado equilibrio entre vida personal y profesional. El trabajo desde el hogar, o home office, debido a la pandemia tuvo un impacto que llevó a evaluar las posibilidades de continuarlo luego de que se levanten las medidas por el coronavirus.

“La flexibilidad del teletrabajo puede facilitar la conciliación de ambos planos” afirman las licenciadas Priscila Victoria Elliott y Jessica Victoria Elliot, profesoras del curso de Academia Identidad Argentina titulado Productividad laboral y bienestar personal.

Estrés

¿Cuánto aumentó el nivel de estrés del personal en el último año? El 49% de los empresarios consultados por IDEA dijo “bastante”, y un 25% “mucho”.

El encuestador Eduardo D’Alessio señaló que los más estresados son “los grupos jóvenes, con hábitats y niños más pequeños, e interferencias”.

“Una gestión inadecuada del tiempo que sumerge en una vorágine de tareas desorganizadas por lo que no se llega a responder correctamente, falta de descanso, de desconexión de lo laboral, exceso de trabajo”, enumeran entre las causas las licenciadas Elliott.

En Adecco Argentina suman otra razón. Según su sondeo, para el 56% el teletrabajo fue algo totalmente nuevo (44% lo hacía esporádicamente) y “no se veían en la obligación de desarrollar las capacidades laborales remotas” necesarias.

Pero el home office también evidenció varias ventajas. “Muchos empleadores descubrieron todo lo que pueden ahorrar en alquiler de oficinas y servicios públicos al no necesitar tanto espacio de trabajo compartido”, explicaron en Adecco. Y los trabajadores ahorran el tiempo y costo de viajar hasta el lugar laboral.

Así, D’ Alessio precisó que “cerca del 80% de los empleados prefieren un sistema híbrido, y no alejarse completamente del trabajo”. El estudio de Adecco mostró que casi la mitad opta por la modalidad mixta, y 26% elige trabajar siempre desde su casa.

Herramientas prácticas

Para lograr un balance entre productividad laboral y el bienestar personal, las licenciadas Elliot plantean que es clave: “una efectiva administración” del tiempo”, armar “una rutina laboral para saber cuándo arranca y termina la jornada”, crear un espacio en casa que permita aislarse de ruidos, y “transformar el estrés en un recurso positivo”.

En sintonía, Emiliano Aguilar, cofundador de Co-Being, la startup creada para ofrecer a las empresas distintos programas de bienestar, reflexionó: “Cuanto antes se hablaba del mundo del trabajo y del bienestar parecía que ambos aspectos no podía superponerse, hoy esa idea va perdiendo fuerza. No sólo pueden coexistir, sino que incluir iniciativas para tratar el estrés trae aparejado para las empresas gran cantidad de beneficios, entre los que se encuentran la mejora en la productividad y el retorno de la inversión”. La plataforma aconseja que las empresas ofrezcan “desde capacitaciones de desarrollo, talleres socioemocionales, de yoga, meditación, hasta habilitar espacios de escucha profesional y coaching ejecutivo individual”.