Inflación, economía y empleo: claves del 57° Coloquio IDEA

El encuentro empresario presentó propuestas para generar empleo. Los economistas debatieron sobre la política económica y plantearon coincidencias.

El Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) dio inicio el miércoles a su 57ª edición en el Centro Costa Salguero, con una propuesta clara: impulsar la generación de empleo genuino en el país. Hasta el viernes, referentes del sector corporativo, economistas, funcionarios y dirigentes sociales discutirán distintas iniciativas para impulsar la creación de puestos de trabajo.

Generación de empleo

Laura Gé, integrante de los directorios del Banco Santander Argentina y Farmacity y asesora ejecutiva del Grupo Sancor Seguros, introdujo una investigación con un balance sobre la realidad del mercado laboral, una característica que trasciende los gobiernos. La presentación, en el marco del panel “El gran desafío argentino: generar empleo”, incluye propuestas e iniciativas específicas para intervenir en las políticas públicas.
“Generar empleo es una consigna que venimos abordando durante los últimos diez años en más de la mitad de los coloquios. Sin embargo, hoy decidimos volver a traerlo de vuelta porque sigue siendo el gran tema pendiente”, explicó en el primer bloque, acompañada del economista jefe de IDEA, Santiago Bulat.
“A pesar de todas las diferencias políticas e ideológicas que atraviesan nuestra sociedad, hay dos temas en el que creo que todos estamos de acuerdo: la importancia de nuestra democracia y de generar empleo”, subrayó.
De acuerdo al informe de IDEA, sólo dos de cada diez argentinos en edad de trabajar tiene un empleo formal privado en relación de dependencia. La mitad de la población activa vive en la informalidad. A la caída del empleo privado se le suma el aumento del empleo público, con el 24% de participación, la cifra más alta de la región por encima de Uruguay (21%) Brasil y Perú (19%), Chile (16%) y Colombia (8%).
A esta situación, definida como “tragedia silenciosa”, se completa con el 58% de los niños que viven debajo de la línea de pobreza y la destrucción de unas 50.000 empresas en los última década, en el marco de distintas rigidices y restricciones del mercado laboral, según el reporte empresario.

Dos miradas

El cronograma del coloquio tuvo otro punto destacado en la segunda parte del panel “El empleo, el camino hacia una Argentina sostenible”, donde mantuvieron un intercambio dos economistas con visiones políticamente opuestas: Emmanuel Alvarez Agis, quien fuera viceministro de Economía de Axel Kicillof en 2013, y Hernán Lacunza, el fugaz jefe del Palacio de Hacienda entre el 17 de agosto y el 10 de diciembre de 2019.
Sin embargo, en el debate los ex funcionarios devenidos en consultores encontraron varias coincidencias. Para Alvarez Agis, socio de la consultora PxQ, el principal objetivo de cualquier política macroeconómica debe ser eliminar la brecha cambiaria, que es una consecuencia del cepo.
“Antes que bajar la inflación hay que apreciar el tipo de cambio paralelo, para salir del control de cambios de manera estable. Si es con devaluación, entonces se acelera inflación. Hay que apreciar el tipo de cambio paralelo y ganar siete meses”, sugirió Alvarez Agis.
Desde ese punto de vista, Hernán Lacunza coincidió en que “se puede salir” del cepo y que este año se tendría haber relajarlo por los altos precios de los commodities. “Una economía no se puede desarrollar con cepos de cuatro años, o de dos años. Esto empezó como una medida restrictiva más tímida, pero lo hemos prolongado”, concluyó Lacunza, director de Empiria Consultores.
Sobre posibles reformas laborales, una propuesta que se impulsa desde IDEA, Alvarez Agis se mostró crítico al decir que todos los proyectos que intentan estimular las contrataciones fracasan porque “no aciertan el problema, que es la falta de demanda” que surge de la política económica. Lacunza dio una visión contraria: focalizó en la pequeña porción de la fuerza laboral que representan los trabajadores registrados y que, por lo tanto, “hay que tirarle con todo” en materia de reformas impositivas e incentivos.