Inteligencia artificial al servicio de los clientes bancarios

La inteligencia artificial promete revolucionar la manera en la que la industria financiera cuida a sus clientes.

Según un estudio de la compañía japonesa de servicios de tecnología NTT Data, cada vez más entidades financieras utilizan inteligencia artificial (IA) para personalizar servicios para sus clientes. En más del del 80% de las entidades financieras en Brasil, Alemania, Italia, Japón, México, España, los Estados Unidos y Reino Unido la usan para analizar el comportamiento de los consumidores, detectar fraudes, lavado de dinero y mejorar las recomendaciones.

La buena noticia es que la Argentina no está fuera de la innovación: precisamente, lidera su implementación en la región. Y las entidades financieras son las que más aplicaron dicha tecnología a su negocio, de acuerdo con un análisis del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Tareas automatizadas

También las entidades financieras comenzaron a aplicar machine learning o aprendizaje automático, una rama de la inteligencia artificial, para mejorar la toma de decisiones basadas en grandes cantidades de datos –o big data–. Porque hacen posible automatizar tareas rutinarias como chequeos y reducción de gastos.

¿Cómo funciona el aprendizaje automático? En principio, los desarrolladores e ingenieros entrenan a un sistema con grandes volúmenes de datos para que sea capaz de percibir su entorno y tomar decisiones autónomas. Una vez entrenado, el sistema será capaz de predecir riesgos, analizar comportamientos y, por último, reducir costos.

El informe citado destaca que los clientes se muestran entusiastas con la aplicación de IA. Es que, en su mayoría, se trata de desarrollos que mejoran la interacción de los usuarios con los servicios bancarios. Precisamente, la franja etaria de los 35 a 44 años son los que más cómodos se sienten interactuando con tecnología y, por esta razón, pagarían por servicios y recomendaciones individualizadas, agrega el estudio.

Anticiparse a la demanda

Una ventaja de la IA es que puede ofrecer orientación financiera basada en los datos del cliente, interacciones y preferencias. Por esta razón, si una persona se pone en contacto con el banco para solicitar, por ejemplo, un préstamo, un chat programado con IA es capaz de automatizar el proceso y darle la mejor solución basada en sus requerimientos.

Otra ventaja que ofrece es su capacidad para ofrecer más herramientas a los administrativos de impuestos, legales y seguros, entre otros, ya que conecta los distintos servicios y plataformas en un solo ecosistema integrado de datos.

Según el estudio de NTT Data, para 2025 los bancos sólo tendrán servicios basados en los clientes gracias al tratamiento proactivo de sus datos con inteligencia artificial.

“Los avances en inteligencia artificial, aprendizaje automático e inteligencia de datos están dando a los bancos grandes capacidades para ofrecer lo que los clientes quieren: orientación financiera hiperindividualizada, relevante y oportuna para lograr sus ambiciones de vida”, explicó Wayne Busch, presidente de Servicios Financieros y Seguros, de NTT DATA Services.

Esta tecnología es capaz de procesar en segundos y formar relaciones entre varias columnas de datos para encontrar patrones de comportamientos o características. Finalmente, el algoritmo aprende de los datos, por lo que la próxima vez que sea utilizado será más rápido y preciso.

De acuerdo con el estudio, el 83% de las entidades financieras sugiere que la IA crea nuevas maneras de diferenciar ofertas y ganar clientes, gracias al cruce de datos.