Inversión en cripto: los riesgos del mercado

La pandemia de COVID-19 disparó la demanda de criptomonedas, pero el debate sobre su respaldo sigue vigente. El rendimiento depende de cuándo salir.

 

El coronavirus impulsó la inversión en criptomonedas durante la cuarentena. Sin embargo, para muchos siguen siendo una inversión de alto riesgo, ya que al estar descentralizadas, no cuentan con la regulación de las entidades financieras tradicionales. 

El debate por el respaldo de estos activos conduce a muchos inversores a abandonar el mercado. Si el objetivo es desprenderse de ellos y canjearlos por dinero convencional, es necesario venderlos. Lo más habitual es hacerlo a través de exchanges, plataformas que funcionan como si fueran bancos, dedicadas a su comercialización. En la Argentina, las principales son Ripio, Satoshi Tango, Bitso, Bitex, Buenbit y Buda, entre otras. 

Los pasos para la venta son similares a los de la compra. Lo primero que se debe hacer es acceder a la billetera digital del exchange, que es donde se tienen colocados los ahorros en criptomonedas. “Una vez dentro de la cuenta, se debe hacer una oferta, indicando la cantidad de unidades a vender o una suma equivalente en pesos”, explican desde Buda.

Aunque cada exchange tiene sus particularidades, suelen cobrar un 1% por cada operación de compraventa y la mayoría en la Argentina se maneja con pesos. Desde Ripio destacan que se puede precisar el número de unidades a vender o calcular su valor en función de la cantidad de pesos que se quiere obtener a cambio.

En este caso, el mínimo es de 1.400 pesos y la comisión es del 1%. “Así, se comunicará el valor vendido, el equivalente en pesos, la comisión y el monto total de la operación. Si la información es correcta, se confirma la operación y el saldo será cargado en la cuenta al instante”, aseguran.

 

El momento de salir

Consultado sobre el momento de vender, Matías Bari, cofundador de Satoshi Tango, adivirtió: “No hay una fórmula mágica en el trading. Hay que vender cuando el valor del activo le cierre al usuario. Siempre por alguien dispuesto a salir, habrá otro que querrá entrar”. 

Mientras tanto, desde Ripio aseguran: “Salir del mercado es sencillo. Se vende cuando se desea, según la cotización en ese momento. Esto aplica tanto para un usuario común como para un corporate”.

También, se puede vender en sitios que permiten el intercambio entre particulares, aunque esta operatoria es menos frecuente. 

De todos modos, desde Buda comentan: “Antes de tomar cualquier decisión, es aconsejable comprender en profundidad el funcionamiento para entender cómo se puede salir del circuito y, sobre todo, evitar que se desvaloricen los ahorros por fluctuaciones del mercado o por una mala jugada propia, al igual que lo que sucede en el caso de otras monedas”.

Share Button