Inversiones dolarizadas, el refugio para este año

Por la incertidumbre y la volatilidad del mercado global, los especialistas recomiendan preservar los ahorros en dólares, y para arriesgar, acciones.

La inesperada irrupción de la pandemia de COVID-19 en 2020 alteró las previsiones económicas a escala global. De todas formas, se crearon algunas oportunidades para los inversores de riesgo.
En la Argentina en particular, los pronósticos de una recuperación económica debieron desestimarse. Así, en el marco de la renegociación de la deuda externa, escasez de divisas y de persistente inflación, los instrumentos financieros sufrieron un alto grado de volatilidad.
Lo cierto es que, según datos de InvertirOnline, al 17 de diciembre de 2020, los ahorristas que optaron por dejar sus depósitos en pesos en plazos fijos quedaron poco más de dos puntos por detrás de la inflación anual. El Merval, por su parte, que cerró con una suba en términos corrientes de un 27,5%, quedó nueve puntos detrás de los precios mientras que su variante en dólares retrocedió un 33,5%.
El dólar oficial, por su lado, quedó apenas dos puntos por arriba de la inflación aunque las variantes de mercado (CCL y MEP) subieron un 91,7% y un 94,4%. El oro, tradicional reserva de valor en períodos recesivos, sin embargo, resignó 15 puntos frente a los precios.
Instrumentos de mayor riesgo o aquellos vinculados con empresas tecnológicas tuvieron rentabilidades extraordinarias. El bitcoin escaló un 212%, Mercado Libre un 452% .

Lo que dejó el 2020

Consultado sobre esta situacion, Miguel Boggiano, CEO de Carta Financiera, señaló: “Dejando de lado los instrumentos con un nivel de sofisticación muy alto, tenemos que decir que el dólar, en cualquiera de sus variantes, le ganó a la inflación por muchísimo”.
La misma observación hizo Christian Buteler, de Buteler Servicios Financieros, y añadió que en 2020 ganaron quienes se dolarizaron a principio de año y los que orientaron sus inversiones hacia activos basados en esa moneda. Además, explicó que los inversores que apostaron por los bonos perdieron. Hoy están cotizando por debajo del año pasado. Incluso los que están en dólares.
Por su lado, José Ignacio Bano, gerente de Research de InvertirOnline, remarcó que el promedio de las acciones argentinas fue malo. Por tercer año consecutivo, medidas en dólares, perdieron valor desde el pico histórico máximo de principios de 2018.
“En el mercado de bonos fue todo turbulento. En los meses que duró la renegociación de la deuda los bonos en dólares no tuvieron buen desempeño. Hubo un pequeño veranito cuando estaba por salir el canje porque todo el mundo especuló con que iban a recuperarse. Pero eso no pasó y apenas cerró el canje cayeron nuevamente. Habíamos acariciado un riesgo país de 1.000 puntos y nos fuimos a 1.400 enseguida. Muchos bonos bajaron entre un 25% y un 30% en dólares. Fue un buen momento para los bonos en pesos actualizados por CER”, agregó.

Portfolio 2021

A la hora de encarar el nuevo período lo que prima es la incertidumbre.
En opinión de Christian Buteler este año seguirá complicada la política monetaria local. Por ello, recomienda mantener una cartera en un 80% en dólares. Con el 20% restante señaló que se podría tener bonos argentinos y apostar a un rebote. “A los activos argentinos los veo difíciles. Va a ser un año de mucha volatilidad para las acciones”, explicó.
Boggiano, por su lado consideró: “Para 2021 espero que el dólar le vuelva a ganar a la inflación. No veo que los bonos de la Argentina sean una buena defensa. Los que tienen pesos no tienen otro remedio que el plazo fijo o meterse en otros instrumentos que pueda ofrecer el Tesoro. Hay distintos fondos que dan liquidez diaria o cada 72 horas que posiblemente sean la solución más simple y conveniente para el que esté forzado a tener pesos”.
Dentro de los títulos, Bano recomendó el JP Morgan, City, Visa o West Fargo, que, en su opinión, son las que mejor van a desempeñarse. Sin embargo, no descartó otros ligados al consumo tradicional como Nike o Starbucks.
Este año también las commodities serán una opción, en un mundo que muestra un escenario de depreciación del dólar.