La apuesta para terminar con el efectivo

En diciembre empieza a funcionar Transferencias 3.0, un sistema que permite la interoperabilidad de códigos QR y la acreditación inmediata de pagos.

 

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) busca avanzar hacia la reducción del uso de dinero en efectivo. Una de las herramientas que propone esta vez para disminuir su circulación es un nuevo sistema de pagos: Transferencias 3.0.

Esta nueva plataforma electrónica comenzará a funcionar el 7 de diciembre. Sus principales características son la interoperabilidad entre las distintas formas de pago vigentes, la inmediatez en la acreditación del dinero, la gratuidad para los usuarios y los menores costos para los comercios.

 

Facilitación de pagos

 

La entidad que preside Miguel Pesce partió de una premisa clara: en la Argentina el 90% de los pagos son en efectivo. Y para que los digitales puedan crecer deberían compartir las mismas características que el efectivo, ser “barato, instantáneo, interoperable, irreversible y universalmente aceptado”.

Esta nueva interfaz estandarizada de pagos (IEP) tiene una arquitectura abierta que permitirá interoperar a todas las cuentas (bancarias y de billeteras virtuales). De este modo se garantiza que sea 100% compatible entre todas las opciones de pago disponibles en el mercado.

 

Un logro conjunto

 

Hacía meses que tanto bancos, como billeteras y también procesadores de pagos trabajaban en forma conjunta con el regulador para la creación de este nuevo sistema.

El primer borrador del proyecto había sido presentado por el Banco Central a las empresas del sector financiero en julio.

El presidente de la Cámara Argentina de Fintech, Ignacio Plaza, manifestó sobre el trabajo conjunto: “Estamos muy satisfechos por esta normativa liderada por el BCRA y agradecidos con la institución por habernos convocado para colaborar activamente como cámara sumando nuestra perspectiva y nuestras recomendaciones”.

Por su parte, Hernán Corral, CEO de Naranja X, agregó: “Fue un trabajo de muchos meses en el que confluyeron los intereses del Banco Central, las fintechs, los grandes bancos, las cámaras compensadoras, nos cierra a todos”.

 

Intermediación financiera

 

Un punto que despertó dudas es el caso de las tarjetas de débito. El programa busca ser competitivo para los comercios, y por eso fijó comisiones con un tope 0,8% para los negocios más grandes. Esto, sumado a la instantaneidad de la acreditación de los saldos, deja poco espacio para la intermediación financiera.

Una de las objeciones proviene del emisor de tarjetas más grande del país, Visa. Básicamente porque considera que se aprovecha de la infraestructura ya desarrollada por la compañía y hace uso de su propiedad intelectual. Esto significaría una apropiación indebida y la compañía no autorizaría el uso de sus activos para iniciar pagos en este nuevo sistema.

Desde el BCRA aclararon: “En ningún momento se utilizan redes de un sistema en beneficio del otro, todo lo contrario, abre una competencia entre sistemas de pagos que deben redundar en beneficio de clientes y comercios, y que está vigente en varios países como los Estados Unidos y Australia”.

 

Leer nota completa en: https://issuu.com/bancosyseguros/docs/292/14

Share Button