La batalla de las billeteras electrónicas

Las billeteras digitales se abren paso en el ecosistema financiero. Pero su adopción todavía es baja. Un repaso por el escenario actual.

 

Para las billeteras electrónicas, el saldo de 2020 es positivo. Impulsadas por la mayor penetración de los medios de pagos digitales en la sociedad, se imponen como una alternativa que gana cada vez más terreno dentro del conjunto de jugadores del sector financiero nacional.

Durante la cuarentena lograron crecer a un ritmo inusitado, especialmente en el segmento de recursos más bajos. Al comienzo de la pandemia, el 78% de los beneficiarios del ingreso familiar de emergencia (IFE) eran titulares de una cuenta bancaria, pero apenas una minoría hacía uso de ella, según datos oficiales.

En este contexto, los bancos y las fintechs aceleraron su transformación digital y lanzaron al mercado soluciones que les permiten a sus clientes realizar múltiples operaciones desde el celular. Ya compiten con Mercado Pago, pionero en ofrecer este tipo de soluciones a nivel local.

Según un estudio elaborado por la consultora Adila, tanto la billetera del Banco Nación, BNA+, como Cuenta DNI del Banco Provincia se ubican entre las cinco con más descargas. Comparten los primeros puestos con jugadores que tienen un largo recorrido, como el brazo financiero de Mercado Libre (Mercado Pago), Ualá y Naranja X.

A ellas, y otras disponibles como BIMO y VALEpei, se suma el reciente estreno de MODO, creada por más de 30 entidades públicas y privadas y cooperativas, que prevé un rápido crecimiento.

 

Escasa adopción

 

El dinero electrónico llegó para quedarse, con las billeteras móviles como catalizador de este nuevo sistema, que promete transacciones ágiles, eficientes y seguras, sin costos de mantenimiento para los usuarios. 

Pero a pesar del protagonismo que cobraron este año, todavía no ganaron una masiva popularidad. El 49% de los argentinos aún no demuestra interés en utilizarlas, según una investigación que llevó a cabo la consultora D´Alessio IROL entre el 13 y el 15 de diciembre, con motivo de los últimos lanzamientos en el mercado nacional.

El sondeo Repercusión del lanzamiento de nuevas billeteras móviles reveló que, si bien es alto su reconocimiento entre usuarios bancarizados, casi la mitad de los encuestados prefiere usar tarjetas físicas.

El mayor interés radica entre quienes utilizan habitualmente sus plásticos de débito y crédito, dado que “evitan llevar dinero en efectivo encima”. De este universo, el 38% ya usaron alguna vez billeteras digitales.

Entre sus ventajas, se destacan su carácter gratuito (36%) y las facilidades que otorgan para las compras online (21%). Ante la posibilidad de utilizarlas, sólo el 11% de los compradores abonaría en efectivo.

Si se desdoblan los resultados del estudio de acuerdo a la edad, se arrima a la conclusión de que los más jóvenes tienen una mayor preponderancia a su uso. “Impacta de manera diferente en el atractivo que le encuentran”, sostiene el informe.

El 90% de los millennials las conocen y el 51% las probaron. De estos últimos, el 43% pagaron con billeteras móviles más de una vez. En el caso de adultos seniors, el 70% las conocen, pero sólo las probaron el 19%. Al 51% no les interesan.

Share Button