La ciberdelincuencia al acecho, crecen los ataques informáticos

Con el teletrabajo y la educación remota, creció la exposición a las amenazas informáticas.

Durante el 2020 crecieron los ataques informáticos. La vulnerabilidad de las conexiones remotas, utilizadas para el trabajo y la educación remotas, provocó un aumento sostenido de la ciberdelincuencia durante la pandemia.

Cifras

Según un reporte de la Asociación Argentina de Lucha Contra el Cibercrimen (AALCC), en América Latina se registraron más de 20,5 millones de ataques cibernéticos a usuarios en su hogar en 2020. Aunque la mayoría ocurrieron en Brasil y México, debido a su densidad poblacional, la Argentina tiene un riesgo alto si se compara el número de ataques con la cantidad de usuarios activos en el territorio nacional.

Durante el 2019, en el país hubo 1.590 millones de intentos de ciberataques, lo que significa 4,4 millones de amenazas por día, según informa un estudio de la plataforma Threat Intelligence Insider Latin America, de Fortinet, proveedor de soluciones automatizadas de ciberseguridad.

Entre las entidades bancarias, según detalla un informe de Security Report 2021, elaborado por la compañía especializada en ciberseguridad Check Point Software, el año pasado, el 46% de las empresas tuvieron, al menos, un empleado que descargó una aplicación maliciosa a su teléfono, lo cual pone en peligro la información corporativa.

Néstor Serravalle, global chief sales officer de VU Security, compañía enfocada en la prevención del fraude, consideró: “Desde que comenzó la pandemia, el phishing aumentó un 55% y el malware, un 28%. Como consecuencia, la ciberseguridad cobra una relevancia sin precedentes, no sólo como un recurso para hacerle frente al crecimiento de los ciberataques, sino también como elemento clave para mejorar la experiencia del usuario y aumentar el nivel de seguridad en las transacciones”.

La empresa de seguridad informática Kaspersky, coincide con las cifras y agrega que los ataques de tipo ransomware (de pedido de rescate de información sustraída a la compañía), aumentaron un 20% desde marzo de 2020. En el tercer trimestre del año pasado, casi la mitad de estos incidentes incluyeron la amenaza de liberar datos robados de la empresa atacada.

Características

La mayoría de los ataques están diseñados para entrar en redes bancarias, obtener información financiera y robar dinero. En este sentido, los bancos son el principal objetivo.

Y durante la pandemia los riesgos crecieron junto al mayor uso de servicios digitales y el aumento de la cantidad de compras a través de marketplaces.

La principal puerta de entrada del software maligno sigue siendo el correo electrónico, según AALCC. Al ser el servicio más utilizado para las comunicaciones empresariales, los atacantes suplantan la identidad como mecanismo para ingresar al sistema. Se debe a la facilidad que tienen de llegar al usuario final y obtener la información deseada, o transmitir software que se distribuye de manera rápida y automática por la red.

Los expertos aconsejan a las empresas fomentar la capacitación en ciberseguridad, con la difusión de buenas prácticas, e invertir en la materia. “Hoy, cruzarte de brazos y no hacer nada es jugar con la suerte. En la actualidad, ya no es baja la probabilidad y el impacto sigue siendo alto”, explicaron desde el área de ciberseguridad de PwC.