La clase media, cada vez más endeudada

Los clientes bancarios tienen un poder adquisitivo deteriorado, deudas en alza y recortan gastos. Los bancos se ven afectados para extender créditos.

Aunque todavía siete de cada diez argentinos responden que pertenecen a la clase media, un estudio de Moiguer y Asociados estimó que sólo tres de cada diez efectivamente lo son.

En línea con ello, tras evaluar los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), el Banco Mundial concluyó que 1,7 millones de argentinos fueron expulsados de la clase media y pasaron a la pobreza.

Frente a la irrupción de la pandemia de COVID-19, muchas personas no pudieron salir a trabajar, sobre todo autónomos, cuentapropistas y monotributistas. Eso influyó en que el sistema financiero tuviera cada vez más clientes morosos.

Análisis de las deudas

El universo de las deudas familiares está integrado por deudas bancarias, créditos otorgados por fintechs, adelantos en efectivo y financiación de compras con tarjetas de cadenas de retail.

Según un informe de D’Alessio Irol, el 73% de los hogares de clase media contrajo algún tipo de deuda. En un año, la proporción creció once puntos, ya que en 2020 significó el 62%.

A contramano de lo que podría suponerse, el estudio da cuenta de que el segmento medio-alto es el más endeudado: la cifra llega al 83%. Esto se debe a que sus integrantes se ven tentados a tomar deuda, atraídos, especialmente, por la financiación que ofrecen los planes que financia el Gobierno.

Paradójicamente, la presión por cancelar pasivos es inversamente proporcional a cómo los sectores están efectivamente endeudados. Del relevamiento, se desprende que el 26% de los sectores medio-bajos quiere intentar pagar deudas cuanto antes, mientras que la cifra desciende al 22% en los sectores medios y se reduce al 15% en los medio-altos.

Recorte de gastos y pocos proyectos

En un escenario como este, el empobrecimiento de la clase media se traduce en un recorte de gastos y la falta de perspectivas de cara al futuro.

En julio, según los últimos datos disponibles del Banco Central de la República Argentina (BCRA), la irregularidad de las financiaciones a las familias se ubicó en un 5,4%, es decir, 0,6 puntos por encima del nivel que el anterior mes.

En créditos personales la mora llega a 7% y en hipotecarios es de sólo 1,3%. El informe revela que la morosidad es más alta en los bancos públicos, donde alcanza a 8%, contra 5,7% de promedio del sistema , mientras que en los privados es mayor en los nacionales (4,2%) que en los extranjeros (3,5%).

Si bien las tarjetas de crédito son el principal factor de endeudamiento, también se incrementó la demanda de préstamos personales. Según el último informe de First Capital Group, los préstamos privados crecieron un 41% interanual. Eso puede verse en que en septiembre se dio la decimosexta suba consecutiva en lo que va de 2021, con un aumento del 3% mensual.

Guillermo Barbero, socio de First Capital Group, afirmó: “En el tercer trimestre del año se observó un aumento del 11%, valor que se ubica por encima de la inflación esperada para el período. En los últimos dos meses, especialmente, se apreció una aceleración en las colocaciones”.

Continuar leyendo la nota completa aquí.