La hora de la interoperabilidad

El Banco Central aprobó Transferencias 3.0 como esquema unificado para bancos y fintechs. Promete bajas comisiones y acreditación inmediata.

 

El Banco Central dio un paso más hacia la reducción del uso de dinero en efectivo y la promoción de los medios digitales de pago con la aprobación de un nuevo sistema: Transferencias 3.0.

A partir del 7 de diciembre, regirá en el país un modelo “interoperable”. Esto implica la creación de una interfaz estandarizada de pagos (IEP), con una arquitectura abierta que permitirá operar entre todo tipo de cuentas, ya sean bancarias o billeteras virtuales.

Sus ventajas son múltiples. Al usuario le amplía las posibilidades de pago, ya que, de esta manera, podrá elegir abonar con la app de un banco o con la billetera electrónica de una fintech. Para hacerlo habrá un código QR unificado que aceptará todas las opciones. 

Por su parte, los comerciantes contarán con mayores alternativas de cobro. Además, los pagos se acreditarán en forma inmediata, los 365 días del año, tanto en transacciones interbancarias como intrabancarias. Como ventaja inicial, las mipymes que adhieran no pagarán comisiones durante los tres primeros meses por los primeros 50.000 pesos mensuales que facturen. Luego, la comisión tendrá un tope del 0,8%. 

Los jugadores del ecosistema fintech y la cámara del sector celebraron la medida. Los bancos, por su parte, la miran con recelo. Pero además de la contienda entre billeteras virtuales y entidades bancarias, subyace otra pelea detrás de este lanzamiento, la que hay entre transferencias con apps y lectores de código QR, frente a las operaciones con tarjetas que usan la tecnología contactless en auge. 

 

Quejas de los adquirentes

 

Visa (el principal adquirente del mercado junto con Mastercard y FirstData) está disconforme. Le envió al presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce, una carta donde le expresó sus preocupaciones. El nuevo sistema elimina intermediarios, ya que no se basa en transacciones convencionales, sino en transferencias cuenta a cuenta. A la empresa no le genera ninguna ganancia. La comisión que paga el comerciante se reparte entre el banco o la fintech y la compañía tecnológica que provee el QR. 

El proyecto incrementará la competencia entre los distintos actores del sistema, dado que los comercios ahora podrán elegir al prestador que ofrezca las mejores condiciones. Con esta mayor competencia, el BCRA espera ampliar la provisión del servicio a más negocios minoristas y barriales. Lo que se busca con este formato es que haya un incentivo comercial para que las compañías salgan a buscar a los locales que aún no se familiarizaron con este medio de pago.

Según la Cámara Argentina de Fintech, más de ocho millones de personas utilizan monederos digitales en el país. El número se incrementó desde el inicio de la pandemia y la Cámara espera que la interoperabilidad entre las diversas plataformas aumente la base de usuarios.

Share Button