La incertidumbre de la deuda afecta al sector asegurador – Gonzalo Santos Mendiola

CEO de SURA

 

La industria sufrió el impacto negativo de la caída del valor de los bonos locales y el reperfilamiento de la deuda de corto plazo. Eso afecta a la solvencia del sector que, a la vez, es una asignatura pendiente en materia regulatoria.

 

La gestión saliente de la Superintendencia de Seguros (SSN) a cargo de Juan Pazo fue muy buena. Hubo grandes avances en muchas regulaciones. Uno de los puntos fuertes fue la transformación digital. Es la única forma de controlar y ejercer el poder de fiscalización de la SSN. El gobierno de Mauricio Macri trabajó muy bien en este aspecto. Eso genera una mejora en el modelo operativo de todas las compañías.

El desafío es mejorar ese modelo operativo tanto del lado de los productores como de las aseguradoras. Tenemos una gran deuda con los clientes por la ineficiencia del sector. Hay un costo friccional enorme por los gastos de administración de la masa aseguradora, tanto para asegurar como para distribuir con los productores.

Pese a ello, todavía falta mucha regulación referida a la solvencia del sector, que es el gran problema que arrastramos. Esto fue agravado, además, por los últimos acontecimientos con la deuda, que afectaron al sector de una manera enorme. No sólo en la solvencia sino también en la liquidez. Después de las PASO, la caída de los valores de los títulos nos impactó a todas las aseguradoras y obviamente el reperfilamiento también hizo mella sobre la liquidez.

Queda un gran problema que aún no se ha resuelto mediante las regulaciones, que es el tema de la solvencia. Es un mercado con muchas compañías con estados de resultado y solvencia muy complicados, sobre todo en el negocio de autos y ART. También hay una asignatura pendiente en el desarrollo del seguro de vida. En los mercados más desarrollados Vida es un ramo que ayuda a la economía porque son los ahorros de la gente que se orientan a desarrollos productivos.

Tengo expectativas sobre el nuevo gobierno aunque hay mucha incertidumbre sobre qué es lo que va a pasar con la deuda. Esto afecta muchísimo al sector asegurador, que tiene gran parte de sus activos financieros hedgeados y con sus pasivos muy comprometidos.

Si el canje de deuda es muy agresivo, la industria del seguro va a sufrir mucho porque se va a agravar su problema de solvencia y se sumará un problema de liquidez. No tenemos la posibilidad de tener muchos instrumentos para calzar nuestros pasivos, por lo cual gran parte del mercado asegurador está posicionado en títulos de deuda pública tanto de corto como de largo plazo.

El gobierno entrante no tiene muchas opciones, como está la macroeconomía y al no poder endeudarse, no tiene otra opción que un ajuste fiscal que combine una baja del gasto y un aumento de impuestos. No hay otra salida. Con la deuda, no va a tener más alternativa que reperfilar y renegociar.

Creo que la salida al cepo será a largo plazo. El déficit del Estado se va a ir corrigiendo con el tiempo. No se puede hacer de un día para el otro porque afecta a muchos sectores. A nosotros nos va a impactar porque la crisis será más larga, con un PBI negativo que afectará al consumo. Si bien el Gobierno va a tomar medidas para aumentar el consumo, habrá que ver su efectividad. Y ver cómo compensa los otros temas macro que nos afectan, como la baja de tasas de interés que, posiblemente, pasen a ser negativas. Eso va a afectar positivamente al consumo, pero negativamente al balance de las compañías porque los pasivos van a evolucionar a una tasa más alta que los activos.

Share Button