La menor volatilidad cambiaria permite atenuar la salida de depósitos en dólares

• Mientras que los depósitos en pesos se contrajeron 1% entre el 9 de agosto y el 9 de septiembre, las colocaciones en dólares cayeron 29,2% en idéntico lapso
• Sin embargo, después del pico del 30 de agosto, los últimos datos muestran una marcada desaceleración en el retiro de depósitos en dólares
• Por su parte, los créditos en pesos muestran un incremento de 2,9% m/m; mientras que las financiaciones en dólares se contraen 9,8% m/m

Con datos disponibles hasta el lunes 9 de septiembre, se tiene que la salida de depósitos en moneda extranjera se ha suavizado paulatinamente desde la introducción del control de capitales. La relativa estabilidad cambiaria permitió esta mejoría. Sin embargo, cabe aclarar que la merma acumulada en las colocaciones en dólares de los privados, representa cerca de un tercio de los depósitos existentes antes de las elecciones PASO. En detalle, se trata de una salida prácticamente exclusiva de los depósitos en Cajas de Ahorro. Por su parte, los créditos al sector privado en pesos aceleran su ritmo de expansión motorizados por las líneas comerciales, mientras que se estancan las vinculadas a consumo y/o con garantía real. Asimismo, los créditos en dólares se contraen significativamente. Todo esto en un contexto de tasas de interés elevadas.

El resultado de las elecciones PASO del 11 de agosto pasado produjo una fuerte depreciación de la moneda que pasó de 45,4 $/US$ el 9 de agosto a 57 $/US$ ahora. Esta presión sobre el tipo de cambio se vio reflejada en el mercado de depósitos en dólares del sector privado. En este sentido, los depósitos en moneda extranjera pasaron de US$32,6 MM el 9 de agosto a US$23,1 MM el 9 de septiembre, cayendo 29,2% en ese lapso. Esta variación total de -US$9,5 MM se explica en un 85% por una salida de las colocaciones en Cajas de Ahorro (-US$8,1 MM) y el 15% restante, por la merma en los depósitos en dólares a Plazo Fijo (-US$1,4 MM).

Sin embargo, si se observa la dinámica de la salida de colocaciones en dólares, se tienen dos ciclos: una importante salida luego de las elecciones, que se recortó significativamente hacia fines de la segunda semana post-PASO. Después, la mayor incertidumbre combinada con la imposición del control de cambios volvió a impactar en los depósitos. Sin embargo, los últimos días reflejan una nueva merma en la salida de depósitos en dólares, producto de una mayor estabilidad cambiaria.

Como refleja el grafico de mas abajo, el martes 13 de agosto luego de las elecciones primarias la salida de depósitos en dólares alcanzo un pico de -US$522 millones; para luego reacomodarse en -US$150 millones el viernes 23 de agosto. Sin embargo, ciertas declaraciones políticas agregaron mayor incertidumbre política y económica a la coyuntura, reavivando el ritmo de salida; fenómeno que termino con cambios en el gabinete económico y nuevas disposiciones sobre el mercado de capitales el 1 de septiembre pasado. De esta forma se alcanzó un nivel de salida récord de -US$1.092 millones a fin del mes pasado. Afortunadamente, los datos de septiembre reflejan una merma paulatina en el ritmo de salida de depósitos en dólares, que se ubicó en  US$287 millones el lunes pasado.

 

 

Asimismo, los depósitos del sector privado en pesos, apenas decrecieron -1% (-$12,4 MM) entre las elecciones PASO y el lunes 9 de septiembre pasado; con un importante reacomodamiento en la composición de la cartera. En este sentido, los depósitos a Plazo Fijo en pesos disminuyeron -7% (-$93,3 MM) en este periodo, mientras que las colocaciones en moneda local en Cajas de Ahorro crecieron +1% (+$6 MM) y en Cuenta Corriente +23% (+$99,4 MM); un comportamiento asociado a la mayor volatilidad cambiaria.

 

 

Por el lado de los activos de los bancos, las financiaciones pautadas en pesos crecen impulsadas por las líneas comerciales; mientras que las en moneda extranjera se desploman por el recupero por parte de los bancos de líneas preexistentes.

En este sentido, con datos hasta el 9 de septiembre, los créditos en pesos al sector privado registraron un aumento de 2,9% desde el 9 de agosto. Dicho incremento, se explica principalmente por un aumento de 9,8% m/m en las líneas comerciales en pesos (Adelantos en Cuenta Corriente, Documentos a sola firma, Documentos Comprados y descontados, etc.) impulsada principalmente por los Adelantos en Cta. Cte. (+17,8%) y Documento a sola firma (+13,8%); combinado con un estancamiento en las financiaciones al consumo (Personales y con Tarjeta de Crédito) y de los préstamos con garantía real en pesos (Hipotecarios y Prendarios), que reflejaron una variación 0,1% y 0,0% intermensual, respectivamente.

Como se mencionara anteriormente, los créditos en dólares vienen acelerando su contracción desde las elecciones PASO, explicados principalmente por una merma de – 42,3% en las líneas vinculadas al consumo en dólares (por el abrupto recorte en el consumo con tarjeta en moneda extranjera) y de las líneas comerciales, que disminuyeron -9,7% en el mismo lapso.

Todo esto, se produce en un contexto en el cual las tasas de interés -tanto activas, como pasivas- continúan subiendo. En este sentido, la tasa de política monetaria se ubica casi en 86% nominal anual, un máximo para la serie desde donde se tienen datos.

 

 

En línea con la tasa de referencia, las tasas activas y pasivas también reflejan este comportamiento. Por un lado, la tasa pasiva mayorista (BADLAR Bancos Privados) ya se ubica en torno a 60% anual; mientras que la tasa de interés por depósitos a plazo minorista se ubica en torno a 57% anual ahora. Asimismo, las tasas de interés activas, tanto para préstamos personales como para acuerdos por adelantos en cuenta corriente a empresas medianas y grandes, reflejan un comportamiento similar, marcando niveles máximos para ambas series.

 

 

Share Button