La mitad de las denuncias de fraude son falsas

La mitad de las denuncias de siniestros son falsas

Según datos relevados en Argentina, el porcentaje de denuncias fraudulentas mueve 55.000 millones de pesos al año.

Un informe de Libra Seguros reveló que la mitad de las denuncias de siniestros que se realizan en el país son falsas o exageradas. Según estos cálculos, esta modalidad delictiva mueve 55.000 millones de pesos por año.

Para la aseguradora, los casos de fraude aumentaron un 15% desde el comienzo de la pandemia. “El fraude, en todo sentido y en cualquier industria, es claramente un delito y así está tipificado en el Código Penal. En la industria aseguradora tiene un impacto de magnitud porque representa un alto porcentaje de los pagos por siniestros. Eso afecta la solvencia del sistema”, sostuvo Gabriel Bussola, titular de Libra.

Estadísticas del fraude

En detalle, los números de la compañía marcan que en la Argentina, aproximadamente, el 45% de las denuncias de siniestros son falsas o, al menos, exageradas. En comparación, es una cifra que en otros países oscila entre el 38% y el 40%.

La compañía detecta entre 20 y 30 casos de fraude mensuales. Mientras que destina unos 80 millones de pesos al año para siniestros y juicios que sí corresponden pagar a término. Relevamientos del sector detallan que de cada 100 intentos de fraude en vehículos, unos 80 corresponden a presuntos robos del auto o la moto, 15 a cubiertas y los 5 restantes a sobreestimación en el valor del siniestro.

El fraude también aparece, aunque en menor medida, en otros tipos de coberturas: suelen inventarse daños a electrodomésticos y causales de muerte distintas a las amparadas en las coberturas de personas.

Un estudio reciente de Friss, compañía especializada en inteligencia artificial para aseguradoras, recopiló información de casi 500 profesionales sobre el impacto del fraude a nivel global.

Los encuestados indicaron que el 18% de todas las reclamaciones mundiales contienen un elemento de fraude, inflación o tergiversación.

Según este relevamiento, los principales esquemas de fraude que aumentaron durante la pandemia fueron los accidentes simulados y robos de vehículos, facturación de procedimientos o servicios fantasmas y falsos accidentes en los hogares.

Medidas de la industria 

El estudio de Friss detalló también que la pandemia obligó a casi dos tercios de todas las organizaciones de seguros a centrarse más en la digitalización. y que mientras casi la mitad se concentró en la reducción de costos, alrededor del 30% aumentó activamente sus controles de fraude.

El 60% de los encuestados señaló que una tasa de pérdidas mejorada es la mayor ventaja de utilizar software para la detección de fraudes. Además, el 49% sostuvo que se beneficia enormemente de la detección de estos siniestros falsos en tiempo real.

A nivel local, Bussola manifestó sobre las medidas a tomar contra el fraude: “Libra tiene tomada la decisión política de no avalar ninguna conducta de este tipo. Vamos a detectar, combatir y llevar a la Justicia los casos de fraude”.

“Están las condiciones dadas en materia de derecho de seguros y derecho penal para poder rechazar los siniestros fraudulentos dentro de los plazos establecidos por la Ley de Seguros, y utilizar esos fundamentos a la hora de denunciar penalmente a quien intentó cobrar un siniestro que no correspondía”, explicó Mariano Cúneo Libarona, experto en Derecho Penal y Procesal Penal.