Maia Eliscovich

La oportunidad de innovar

Maia Eliscovich Sigal
Head de Ualá Bis

Vivimos condiciones únicas que forzaron un quiebre en muchos usos y costumbres arraigadas culturalmente. La transformación digital se aceleró a un ritmo impensado. El contexto llevó tanto a las personas como a las empresas a buscar la mejor manera de adaptarse.
Si bien todo el equipo de Ualá ya contaba con la opción de realizar home office dos semanas antes de declararse el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO), decidimos adelantarnos y adoptar el trabajo remoto para todos los colaboradores. Casi el 70% de nuestro staff actual ingresó a la compañía durante la pandemia. En ese mismo tiempo iniciamos operaciones en México.
En términos del negocio, cambios de hábitos que podrían haber tardado años se produjeron en sólo semanas. A medida que la población conoce e incorpora herramientas, y experimenta la comodidad del uso de los medios de pago digitales, modifica el manejo diario de su vida financiera.

Auge transaccional

A principios de 2020, llevábamos emitidas 1,5 millones de tarjetas en la Argentina. Ahora superamos los 2,7 millones. Y en los seis meses que estamos operando en México, logramos emitir más de 100.000 tarjetas.
Durante el último año, el promedio de transacciones por usuario aumentó un 30%. Además, crecieron las transferencias entre particulares (un 75%) y las compras con tarjeta (un 12%). También se otorgaron tres veces más préstamos en valores absolutos.
Más de un millón de personas abrieron su cuenta en el fondo común de inversión (FCI) que tenemos, lo que lo convirtió en el segundo más grande del país en cantidad de usuarios.
Como existe la oportunidad de innovar, lanzamos una solución de cobros con link de pago y mPO para que cualquier persona que se descargue la app pueda cobrar de forma segura, con comisiones más bajas y acreditación inmediata.
También, ofrecemos un ecosistema de servicios completo: una tarjeta prepaga Mastercard gratis, la posibilidad de enviar y recibir dinero a cualquier cuenta bancaria (CBU) o virtual (CVU), retiro de efectivo en cajeros, cuotificación de consumos y pago de servicios. Asimismo, es posible solicitar préstamos, invertir en el FCI y abonar seguros y asistencias contratadas a través de Willis Towers Watson.
Con poco más de tres años en el mercado, tuvimos una gran aceptación por parte de nuestros usuarios. Por eso, los nuevos productos, pensados en sus necesidades, crecen mes a mes. Estamos convencidos de que las buenas ideas y proyectos pueden florecer cuando hay un consenso colectivo de que es posible estar mejor.

Ecosistema sano

Seguiremos realizando nuestro aporte en la construcción de un ecosistema financiero sano, inclusivo y abierto. Como tendencia en auge, el uso del efectivo disminuirá, ya que es caro para el Estado, ineficiente e inseguro. Los servicios financieros deberán ofrecer plataformas digitales robustas y de calidad, dado que los usuarios demandan cada vez más soluciones móviles disponibles las 24 horas.
Que la sociedad esté condenada al efectivo no es favorable. La ampliación de servicios financieros es fundamental para promover el crecimiento sostenido e inclusivo de un país. Apostamos a una misión que va más allá de una coyuntura: creemos en un sistema más transparente y competitivo. Consideramos que gracias a las iniciativas fintech y un universo de competidores ya no habrá personas no bancarizadas en América Latina en 10 años, o incluso, en menos tiempo.

Ver entrevista original aquí