La pandemia reconfigura habilidades para el mundo del trabajo

Adaptarse al teletrabajo demandará esfuerzo cultural para las empresas y exigirá nuevas habilidades para los trabajadores.

 

Todavía no sabemos en qué medida, cuando pase la pandemia, el mundo laboral volverá a ser como antes. Pero sí sabemos que los empleos requerirán una nueva búsqueda de habilidades.

Antes de la cuarentena, el home office era un beneficio de dos o tres veces por semana que se ofrecía a algunos pocos trabajadores. El Reporte Workana 2020 señala que el 59,1% de las empresas ya lo fomentaba, mientras que sólo el 36,3% de los empleados manifestó haberse beneficiado con esta práctica.

 

Transformación del mercado laboral

 

El cambio fue drástico. En pocos días hubo que adaptarse al decreto de aislamiento social preventivo. Algunas organizaciones lo hicieron con más facilidad porque ya venían trabajando en la digitalización, mientras que a otras les costó más.

Entre los principales desafíos que las empresas tuvieron que resolver figuran: mantenimiento de la productividad del equipo; modificación de procesos; adopción de herramientas online; modificación de los grandes eventos y conferencias, y entrenamiento de los líderes para el trabajo remoto.

Amalia Vanoli, directora de Tiempo Real Consultores, identificó dos grandes grupos de dificultades. Por un lado, la implementación de la tecnología por falta de infraestructura, y deficiencias en el manejo de las herramientas digitales. Por el otro, la adaptación del liderazgo, trabajo en equipo y comunicación entre los equipos virtuales.

De esta manera, la pandemia dejó al descubierto cuán avanzadas estaban las compañías en sus procesos de transformación digital.

Alejandro Servide, director de Professionals & RPO Randstad Argentina explicó que cuando comenzó la cuarentena los primeros esfuerzos de las organizaciones se orientaron a proveer las herramientas para que los empleados pudieran continuar con su trabajo, y al diseño e implementación de los protocolos para garantizar un espacio laboral seguro. En segunda instancia, comenzaron a digitalizar los manuales de inducción, los contratos y a pensar en las competencias blandas que requerían cada una de las posiciones dentro de la empresa en la adaptación al nuevo contexto.

 

Las habilidades más buscadas

 

Entre los bancos, el BBVA ya estaba trabajando en un plan de entrenamiento en competencias asociadas a la transformación digital para los nuevos roles.

Rosana Rueda, gerente de Personas y Valores, Talento & Cultura del banco en Argentina, manifestó: “Culturalmente estábamos preparados desde el concepto de persona como protagonista de su aprendizaje. Más allá de aprovechar esta coyuntura, la necesidad de construir capacidades sigue siendo un tema relevante, y el futuro se acercó mucho más rápido de lo que proyectamos a principios de año”.

En el plano personal, Amalia Vanoli destacó las siguientes habilidades deseadas: autonomía, flexibilidad, agilidad, apertura al aprendizaje y tolerancia a la frustración. Mientras que para el trabajo grupal los empleados necesitarán adaptarse al mundo virtual en competencias como comunicación y relaciones interpersonales.

Alejandro Servide agregó: “Las habilidades duras o técnicas se espera que estén sí o sí. Los atributos soft del candidato al empleo, en cambio, son fundamentales, porque puede tener una formación profesional impecable, pero si no sabe trabajar en equipo o tiene mal carácter fracasará en su gestión”.

Guillermo Bracciaforte, cofundador de Workana, destacó también la importancia de la comunicación escrita. El teletrabajo redujo la oralidad, porque no todo puede hacerse por videollamada y puso en el centro al chat y al correo electrónico. 

En ese sentido, aclaró que el manejo de la computadora y los diferentes softwares para trabajo remoto son fundamentales. Además, destacó que, si el uso de aplicaciones amigables al teletrabajo no era parte de la cultura de la empresa, habrá inconvenientes.

Share Button