La polémica FaceApp y la seguridad de los datos

La popular app que envejece el rostro ha reabierto el debate sobre la comercialización de los datos personales de los usuarios por parte de las aplicaciones y los servicios digitales más populares. Sin embargo, genera numerosas dudas, especialmente en lo que se refiere a su política de privacidad. La empresa dueña dice borrar las imágenes a las 48 horas, pero al mismo tiempo solicita acceso a información personal.

Las cláusulas de uso de la aplicación establecen, de una manera bastante ambigua y superficial, que los usuarios otorgan a la empresa una “licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin regalías y con licencia transferible” para usar y distribuir públicamente los resultados obtenidos.

Aunque promete que no vende los datos a terceros sin el consentimiento del usuario. A su vez, se garantiza el acceso a dichos datos a todas las firmas del grupo ruso Wireless Lab, la propietaria de FaceApp, así como a aquellas compañías desconocidas que se conviertan en “afiliadas”.

Share Button