La SSN reguló los seguros para Uber y otras plataformas

A pesar de no ser completamente legales en muchas ciudades del país, la SSN comenzó a dar una solución de cobertura para estos nuevos servicios.

 

Los servicios que se ofrecen a través de plataformas digitales, como por ejemplo Uber, ahora pueden contratar seguros específicos gracias a la regulación de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN).

Sin embargo, las coberturas no pueden aplicarse mientras se dirime la legalidad de estas actividades en varias ciudades. En tanto, la norma sorprendió a las aseguradoras que pueden vender estas pólizas.

En los primeros días de julio la SSN aprobó, mediante la resolución 615/19, las condiciones contractuales para el “seguro para vehículos intervinientes en un servicio convenido por intermedio de una plataforma tecnológica”. A través de ella expresó su intención de “contribuir a la agilización y adecuación de la industria de seguros en orden a la implementación de las referidas tecnologías”.

“Es un marco regulatorio donde por primera vez hablamos de plataformas digitales, y estamos hablando de vehículos y de responsabilidad civil. Queremos una SSN dinámica y estar a la altura de los cambios digitales y de la tecnología”, declaró el vicesuperintendente, Guillermo Plate. 

 

Características de los seguros para estos servicios 

El tomador del seguro sería la plataforma digital. “Estos productos potencian el mercado, que es uno de los ejes de gestión. Acá estamos hablando de seguros de responsabilidad civil. Damos protección tanto para los conductores, como para los usuarios, los bienes transportados y los terceros damnificados. Es una herramienta que puede ser utilizada para todo tipo de vehículos, de delivery, de transporte y de servicios. Cada una tiene su propia dimensión regulatoria”, explicó Plate.

Respecto de los conductores de los vehículos, tienen la posibilidad de contar con una pluralidad de coberturas: el seguro obligatorio, de uso personal, y este nuevo producto, que es de uso comercial y que utilizarían cuando trabajan para la plataforma digital. En el momento en que se activa el servicio en la plataforma, se habilitaría en forma subsidiaria este seguro comercial.

“Es novedoso porque en el momento de usar la plataforma pueden tener una cobertura adicional tanto para el que la usa, como para los terceros que se suben al vehículo y los que andan por la calle. Se busca que todos estén protegidos. Lo vemos sencillo y beneficioso”, consideró Plate. 

El funcionario añadió que la cobertura por acontecimiento de este seguro es mayor de la que prevé uno para uso particular, ya que el monto máximo es de 22 millones de pesos y el individual está en la mitad.

Esta cobertura no tiene plazo de suscripción. “El seguro no es obligatorio. Por un lado, está el seguro obligatorio y, por otro lado, este nuevo producto. La discusión es el uso particular o el uso comercial del vehículo. A un chofer que tiene un vehículo y quiere utilizarlo comercialmente, la plataforma podría ofrecerle este seguro. La plataforma puede ser un tomador y darle el beneficio adicional al usuario. Hay que ver la estrategia comercial”, puntualizó Plate.

 

Dudas en el sector

Las aseguradoras se sorprendieron con la nueva norma. Luego de analizarla, la Asociación Argentina de Compañías de Seguros (AACS), que agrupa a las aseguradoras que ofrecen pólizas patrimoniales, envió una serie de consultas al organismo.

Marcelo Lohrmann, director ejecutivo de la AACS, comentó: “Es un seguro positivo porque agrega coberturas a la actividad, pero se podría haber hecho mejor. La SSN tomó la decisión sin consultar a las compañías”.

Según indicó, el regulador es “razonable” al afirmar que la plataforma tiene alguna responsabilidad en los eventos. Pero señaló que el damnificado también puede reclamar al conductor del vehículo en la Justicia: “Si el conductor tiene un seguro de uso comercial, está cubierto. Pero si el vehículo tiene cobertura particular, el límite es más bajo. Ante un juicio, hay que ver cómo funcionan las dos pólizas juntas. Esto se está analizando”.

Aunque la AACS recibió consultas de varias compañías, al cierre de esta edición ninguna había comenzado a comercializar este producto. Entre otras dudas se encuentra el problema del marco legal de los servicios brindados por las plataformas digitales.

“Los considerandos de la resolución no mencionan nada sobre si el servicio convenido por intermedio de una plataforma tecnológica debe estar legalizado o no”, destacaron en la AACS. Y recordaron que, al día de hoy, la única jurisdicción que autorizó a Uber a partir de una ley provincial específica es la provincia de Mendoza, donde se establecieron ciertas condiciones. En cambio, en la Ciudad de Buenos Aires, por tomar un ejemplo, este tipo de plataformas no están autorizadas. A pesar de que existen fallos en segunda instancia que las han legalizado, no están definitivamente reguladas por ninguna ley o resolución del órgano jurisdiccional correspondiente.

 

Algunas dudas puntuales

Según la AACS existen otras dudas particulares que genera la nomativa. La primera es que la resolución no determinó una nomenclatura específica para incorporar este ramo a las condiciones contractuales generales y adicionales de los ramos automotores y remolcados. 

La segunda es que en el artículo 3 la cláusula “Cargas especiales del asegurado” tiene un nuevo inciso (c5), que obliga al asegurado a informar a la compañía que el vehículo es destinado a servicios intermediados por una plataforma. En el caso de un Uber, por ejemplo, la AACS entiende que lo obliga a informar sin que haya determinación acerca de si debe tener una licencia de conductor especial para ello.

La tercera duda es que en el artículo 4 se incorpora otra cláusula (vehículo que brinda un servicio de transporte de personas o cosas por intermedio de una plataforma tecnológica) que deja sin efecto la cobertura de responsabilidad civil hacia terceros cuando realiza el servicio de transporte de personas a través de una plataforma tecnológica, pero mantiene el resto de las coberturas de la póliza.

Un cuarto motivo de duda es que no queda claro si el asegurado tiene que suscribir dos pólizas que cubran la responsabilidad civil, es decir, el Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil (SORC) y la nueva cobertura para servicios vía la plataforma digital. 

Ante estas cuestiones Guillermo Plate comentó: “Todo el tema tecnológico produce tensión con lo regulatorio y genera la necesidad de trabajar en conjunto. Tenemos una política de puertas abiertas. El mensaje que estamos dando es que estamos abiertos a escuchar qué es lo que está necesitando el mercado”.

Share Button