Las ART cumplen 25 años y enfrentan el estrés de la pandemia

Las aseguradoras de riesgos del trabajo se enfrentan a uno de sus mayores desafíos: brindar cobertura durante una pandemia.

Las aseguradoras de riesgo del trabajo (ART) celebran 25 años de existencia. El sistema fue creado el 1° de julio de 1996, cuando se estableció un régimen de prevención e indemnizaciones basado en un modelo asegurador y se creó la Superintendencia de Riesgos del Trabajo como ente regulador.

El sistema enfrentó distintos desafíos y debates, pero el mayor de todos llegó con la pandemia. Mediante el decreto 367/2020 el Gobierno estableció que la COVID-19 sería considerada “presuntivamente” una enfermedad de carácter profesional no listada y, por lo tanto, cubierta por las ART. Y se dictaminó que las prestaciones e indemnizaciones serían cubiertas en un 100% por el Fondo Fiduciario de Enfermedades Profesionales que, para ese momento, acumulaba poco más de 5.000 millones de pesos.

Actualmente, según cifras oficiales, la cobertura por COVID-19 ya roza los 400.000 infectados. Sumados a los fallecimientos, implicaría, en el caso de confirmarse el contagio en el lugar de trabajo o in itinere, una erogación proyectada de 35.000 millones de pesos para las ART.

Como para el 1º de junio ya se habían erogado la totalidad de los recursos disponibles, el Gobierno dispuso, mediante la resolución 115/21, elevar la contribución de las patronales al Fondo Fiduciario de los 0,60 centavos que regían desde 1997 hasta 40 pesos por trabajador. De todos modos, ese aumento no parece resultar suficiente para dar respuesta a las obligaciones del sistema.

La cobertura por COVID-19

El presidente de Galeno ART y de Galeno Seguros, Diego Sobrini, señaló: “En la primera ola la cobertura estaba concentrada en trabajadores esenciales pero a partir de este año estamos dando cobertura a todas las especialidades. Ahora la frecuencia es que tres de cada cuatro siniestros que cubrimos, son casos de COVID-19. Estamos en una situación realmente de mucho estrés porque se ha incrementado muchísimo la cantidad de trabajadores para atender”.

Desde la presidencia de la Unión de Aseguradores de Riesgo del Trabajo (UART), Mara Bettiol añadió: “El coronavirus nos puso ante un reto impensado e imprevisto. En más de un año ya de este flagelo, el conjunto de las ART atendieron más de 360.000 trabajadores afectados por COVID-19, en simultáneo con los casos habituales y típicos de accidentes laborales”.

Y explicó: “En los últimos meses la frecuencia de letalidad llegó hasta el 1,4%. Esto afecta directamente a los recursos que tenemos disponibles. Ahora se está financiando con 40 pesos por mes por trabajador, eso genera 350 millones de pesos al mes. Pero estamos hablando de un devengado sin recuperar de 20.000 millones de pesos a nivel mercado, con lo cual, vamos a necesitar cinco años para hacer frente a los montos devengados”.

Búsqueda de mejoras en el financiamiento

Toda cobertura de seguro debe tener un financiamiento adecuado, pero en la situación actual se corre riesgo de un desequilibrio.

Para Mara Bettiol, “si la fuente estipulada para el financiamiento se agota, la lógica es que se refinancie”.

Y para Diego Sobrini la solución llegará en forma paulatina: “Tenemos una comunicación constante con la Superintendencia de Riesgo de Trabajo que es quién financia este Fondo. A medida que vaya transcurriendo el tiempo se irán tomando medidas”.

Continuar leyendo la nota aquí