Productores agropecuarios: Aseguradoras ofrecen alternativas

Las compañías de seguros que lideran el segmento agropecuario vienen trabajando fuertemente para ampliar las coberturas disponibles para la protección de los cultivos. Es el caso, por ejemplo, de Sancor Seguros, que en agosto del año pasado presentó un seguro paramétrico de sequía para soja. El producto se ofrece como adicional de Granizo y permite medir los milímetros de agua caída en un período determinado y en determinadas estaciones según los datos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN). El instrumento garantiza la indemnización del valor de la póliza en caso de que ocurra una sequía durante el período crítico del cultivo.

“Cerca del 97% de la facturación del mercado argentino es por seguros de granizo y adicionales. En general, los eventos de sequía e inundación no están cubiertos. Aunque existe el seguro mutirriesgo, el nivel de adhesión es muy bajo y eso nos motivó a incluir sequía e inundación dentro de la cobertura de granizo”, dijo Gustavo Mina, gerente de Seguros Agropecuarios de la compañía.

Otra de las alternativas que ofrecen al sector son los packs de precampaña para acercar a los productores una mejor relación costo-beneficio y a medida de su actividad. El Pack Tradicional Fina cubre granizo, incendio, incendio para rastrojo, heladas y vientos; el Pack Tradicional Gruesa abarca granizo, incendio, incendio para rastrojo, heladas, vientos, resiembra del 50% y daño total; y el Pack Premium Gruesa contempla granizo, incendio, incendio para rastrojo, heladas, vientos, resiembra del 100% y Daño Total. En los dos últimos casos, para daños superiores al 90%, la empresa paga el 100% del daño. Asimismo, el Pack Doble Cultivo protege la cosecha fina y gruesa en un solo trámite, sin carencia en las coberturas de soja, y el Pack Campaña Completa asegura todos los cultivos del plan de siembra.

“Todos los años presentamos algo nuevo, ese es nuestro desafío. Ya estamos pensando en la próxima campaña y trabajamos en el desarrollo de coberturas paramétricas en distintas situaciones, como la producción tambera. Hasta el momento se cubre la muerte de los animales y la idea es extenderlo para casos de impacto por exceso o déficit hídrico. De todos modos, faltan detalles para su aprobación”, indicó Mina.

Por otra parte, el ejecutivo comentó que ofrecen un servicio de envío de imágenes satelitales que permite que los clientes puedan ver cómo están evolucionando los cultivos de su campo.

Otra de las empresas que viene trabajando para ampliar la protección disponible para los productores es Federación Patronal Seguros. Sebastián Cataffo, jefe de la Sección Riesgos Agropecuarios de la entidad, explicó que están ofreciendo la cobertura adicional de Sequía que, a diferencia de la de Granizo, opera por rendimiento y no por daño. “Para ello, fijamos dos parámetros que van a definir los montos a indemnizar: el disparador de cobertura y el tope indemnizatorio. El primero establece el rinde en quintales por hectárea a partir del cual gatilla la cobertura y el segundo es el límite máximo a indemnizar en la misma unidad. Para determinar estas escalas se hace previamente un análisis detallado de la zona y cultivo solicitados”, explicó.

El directivo agregó que, por otra parte, ofrecen una póliza por flota que permite agrupar en una misma póliza dos o más certificados o ítems de un mismo asegurado. De esta manera, pueden asegurarse diferentes cultivos o campos, aun en zonas de riesgo distintas. El único requisito es que el fin de vigencia es único para toda la flota y se toma el del cultivo asegurado más tarde. “Esto permite que pueda tener asegurado todo su plan de siembra en una única póliza y pagar todo junto al fin de la vigencia, obteniendo así ventajas económicas y simplicidad en el manejo de los seguros”, amplió Cataffo.

San Cristóbal Seguros también viene trabajando para acercar mayores soluciones a los hombres del campo argentino. Actualmente, se viene enfocando en el desarrollo de un nuevo sistema de core tecnológico, que ya fue desplegado en cinco de sus nueve sucursales y esperan que las cuatro restantes estén operativas en abril.

“Esta estrategia está más enfocada en la suscripción que en el producto. El objetivo es empezar a desarrollar herramientas que nos permitan diferenciarnos en el servicio. Parte de este cambio pone a disposición la herramienta de Georreferenciación para Riesgos Agropecuarios, que permite identificar correctamente los lotes sembrados asegurados con la información completa y certera de los cultivos. Es el puntapié inicial para el desarrollo de toda una serie de aplicaciones de seguimiento y servicio para el agro”, explicó Julián Alí, gerente técnico de la aseguradora, quien además destacó que trabajan para dar información y calidad de aplicaciones al productor de seguros y agropecuario.

El ejecutivo añadió que también están impulsando la comercialización de programas de siembra completos (cosecha fina y gruesa) como Pago Financiado de Cosecha Fina a Mayo y productos premium como Granizo Extra, que incluye adicionales a la cobertura básica a un costo sensiblemente menor a la suma de los mismos de manera individual.

El apoyo del Estado

Una queja habitual por parte de las compañías de seguros dedicadas al segmento agropecuario está dirigida al Estado argentino. Algunos de los ejecutivos señalan que es esencial el apoyo de las autoridades, bajo la forma de incentivos y programas, para promover la adopción de seguros agropecuarios y cubrir el 50% de la superficie agrícola que está sin asegurar.

“Sería importante contar con un programa a nivel nacional que pueda promover los seguros multirriesgo y paramétricos para lograr que sea algo masivo. Creemos que si se hace en el marco de un programa de gobierno va a tener una mayor llegada”, enfatizó Alí. Y agregó: “Hay algunas experiencias recientes. Trabajamos junto a otros colegas en la mesa agropecuaria de Adira, donde se analiza el desarrollo de las coberturas paramétricas y sus diferentes alternativas. Estamos a la expectativa de ver cómo se desarrollan y de qué manera los productores reciben estas iniciativas. Vemos que el productor agropecuario está demandando apoyo estatal en cuanto al acompañamiento de las catástrofes y no sólo un producto que vaya a comprar a una compañía de seguros”.

El ejecutivo agregó que vienen trabajando en la implementación de nuevos productos que apunten a cubrir lo que no cubren actualmente, como riesgos por sequias e inundación, y que la interacción público-privada es clave para avanzar en este objetivo.

En la misma línea, Cataffo sostuvo: “Con la cobertura de granizo el mercado está equilibrado, condición que no se da con los seguros paramétricos y multirriesgo. Esto es algo que puede aumentar con intervención estatal y el subsidio de tasas”.

Por el contrario, Mina opinó que, en comparación con otros países de la región, el mercado local está desarrollado: “Sin programa estatal hay un 50% de hectáreas aseguradas. Lo que hace falta es generar nuevos productos y alternativas de aseguramiento para aquellos que no lo tienen. Sequía e inundación son dos eventos que pueden provocar una gran pérdida a los productores. Queda mucho por hacer. También con las economías regionales”.

Por otra parte, la amenaza de eventos climáticos severos también elevó el nivel de aseguramiento porque muchos productores entendieron la necesidad de estar protegidos ante un daño eventual de su actividad.

Respecto a la campaña en curso, Alí sostuvo que estuvo marcada por el impacto de fuertes tormentas que, por un lado afectaron la siniestralidad por granizo y, por otro lado, los excesos hídricos generaron zonas anegadas en Santa Fe, Chaco, Corrientes y Santiago del Estero. Sin embargo, agregó que la prima se duplicó por la devaluación y el precio de los commodities y que tanto en 2017 como en 2018 lograron mantener estable su cartera y continuar creciendo a la par del mercado.

Por su parte, Cataffo señaló que fue un año de buenas ventas pero con alta siniestralidad. Agregó que en otras campañas “el seguro no acompañó la situación del campo. Con baja suscripción en multirriesgo, sequía o inundación, se generó un gran daño en el campo pero no para las aseguradoras porque no tenían colocación”.

Perspectivas a futuro

Este año se espera una fuerte recuperación del campo tras los efectos de la grave sequía sufrida por el sector en el 2018. Esto puede brindar oportunidades de crecimiento para las compañías vinculadas al sector.

Mina destacó que, para aprovechar estas oportunidades, “las aseguradoras tienen que seguir trabajando para hacer un diagnóstico que les permita innovar en productos y servicios”.

Por otra parte, el ejecutivo indicó que en Sancor definieron para este 2019 una estrategia comercial para aumentar su participación en algunas zonas donde tienen una baja penetración, como es el sur de la provincia de Buenos Aires.

Para Alí, la oferta de seguros para el campo es buena y, para lo que demanda el mercado, actualmente es suficiente considerando que es un seguro que no es obligatorio. Sin embargo, le parece “fundamental que pueda darse en el futuro el desarrollo del multirriesgo y los seguros paramétricos. Si no se desarrolla nada nuevo vamos a seguir creciendo al ritmo de la inflación y peleando por las hectáreas que están concentradas, pero si avanzamos en el desarrollo de nuevos seguros vamos a tener la posibilidad de ofrecer nuevas soluciones y va a ser posible ampliar la cartera”.

El objetivo que se planteó San Cristóbal para este año es incrementar la penetración en Buenos Aires y Córdoba.

A su vez, Cataffo destacó que, para seguir creciendo, la clave está en la estrategia que cada compañía define para llegar al mercado. “Tasas competitivas, salir a vender temprano, coberturas claras y un diálogo fluido con productores y asegurados” son algunos de los atributos que enumeró el experto.

Share Button