Las aseguradoras ponen foco en la movilidad personal

Las aseguradoras ponen el foco en la movilidad personal

La pandemia cambió la forma de moverse y las compañías de seguros acompañan la tendencia.

Con la pandemia vino la limitación a la movilidad en el transporte público. Colectivos, subtes y trenes comenzaron controlando los permisos de circulación. A eso se sumó el temor al contagio cuando las medidas restrictivas se iban relajando. En cambio, volvieron a utilizarse otras modalidades de transporte: bicicletas, motos, autos particulares, monopatines.

El mayor uso de otros tipos de transporte impulsó a la aseguradoras a ofrecer coberturas para los nuevos riesgos.

Impacto en autos

En donde primero se sintió el impacto de las restricciones de circulación fue en el rubro automotor.

Marcela Alejandra Reniero, líder de Equipo Técnico en RUS, señaló: “Los asegurados consultaban qué iba a pasar con su cobertura y lo primero que hicimos fue poner en práctica estrategias de retención de clientes. Una de ellas fue la bonificación de las renovaciones a los clientes que iban a tener su vehículo parado sin saber por cuanto tiempo”.

Con la misma estrategia, en SURA implementaron la devolución de primas y brindaron el seguro gratis por tres meses a los trabajadores esenciales y médicos. “La siniestralidad bajó mucho y no podíamos cobrar la misma prima cuando estábamos pagando menos siniestros”, explicó Luciano Maier, gerente de Movilidad en esta aseguradora.

Nuevas coberturas para nuevas movilidades

Fuera del rubro de los automóviles, el transporte público también se modificó.

Fidel Centeno, gerente comercial de BBVA Seguros, estimó: “Es uno de los hábitos sociales que más se verá modificado durante la pospandemia y abrirá paso a otros medios alternativos, como la bicicleta o el monopatín eléctrico”.

Pero en esas alternativas también se ve la aparición de los conceptos de sustentabilidad, particularmente, de movilidad sustentable, que se escucha cada vez con más fuerza en Argentina y en el mundo. Y las aseguradoras deben acompañar los cambios de hábitos con nuevos productos para proteger a sus clientes.

La compañía aseguradora SURA tiene un observatorio cuyos análisis le permitieron detectar tendencias. Entre ellas aparecen, a nivel mundial, la movilidad compartida (car-sharing y car-pooling), la movilidad sostenible (eléctrica), la no-movilidad (trabajo remoto y compras en línea) y la movilidad como trabajo (delivery), entre otras.

Luciano Maier, gerente de Movilidad de la compañía, sostuvo: “Descubrimos que había una buena oportunidad para resolver la movilidad centrada en las personas, más allá de los artefactos en los que se mueve”. De esta manera lanzaron una cobertura enfocada en la movilidad para personas y familias, cualquiera sea la forma en que lo hagan: en auto, en bicicleta, monopatín, transporte público o, incluso, en rollers y patinetas. Cubre accidentes personales, responsabilidad civil, robo y daños patrimoniales. La cobertura es nacional. También permite incorporar cuatriciclos y jet sky y ofrece un servicio completo de asistencias que incluye traslados de las personas y bienes.


El auge de los monopatines y las bicicletas

Ante el incremento en la circulación de motos y bicicletas y, en menor medida, de monopatines, en la aseguradora RUS decidieron reforzar su oferta para este segmento. Sumaron a la cobertura robo y daño. También tuvieron algunas experiencias con plataformas de alquiler de monopatines en las que cubrieron responsabilidad civil.

Al delivery en moto, para el que ya tenían un seguro, se sumó la modalidad de reparto en bicicleta, sobre todo en las provincias. Allí acompañaron con una cobertura de accidentes personales, subieron las sumas aseguradas y ofrecieron asistencia médica y farmacéutica de manera prestacional.

Los nuevos hábitos ocasionados por la pandemia y por la mayor presencia de la sustentabilidad abrieron posibilidades para que las aseguradoras acompañen a sus clientes en el camino por “la nueva normalidad”.

 

Ver nota completa aquí