Las aseguradoras pueden mitigar el cambio climático

Las discusiones acerca del cambio climático impulsan a las aseguradoras a promover mejores productos para cubrir los riesgos naturales.

 

La preocupación por el cambio climático no es ajena a la aseguradoras, quienes buscan un equilibrio entre mitigar su huella de carbono y revisar su cartera de inversiones para orientarla hacia negocios sustentables.

La Cumbre de las Naciones Unidas y la Semana del Clima en Nueva York, volvieron a ubicar en el centro de la escena la discusión sobre el impacto del calentamiento global y la adaptación al cambio climático. El compromiso de reducir la huella de carbono es responsabilidad tanto de empresas como de gobiernos, que deberán desarrollar políticas públicas y un marco regulatorio para alcanzar la neutralidad de emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 2050 y los objetivos propuestos en la Agenda de Desarrollo Sostenible de 2030.

En diálogo con NBS Bancos y Seguros, Pablo Cortínez, focal point de Finanzas Sostenibles de Fundación Vida Silvestre, comentó: “Las compañías de seguros, junto a los fondos de inversión, son los principales inversores del mundo y deberían ser las primeros en contribuir con la mitigación del cambio climático. Muchas grandes empresas en el mundo están retirando sus activos de combustibles fósiles y enfocándose en proyectos más vinculados con energías limpias”.

 

Nuevos riesgos, nuevas coberturas

El cambio climático tiene un impacto directo en la actividad aseguradora, en tanto genera variaciones en los patrones de siniestralidad debido a los riesgos asociados con la naturaleza. Cada vez existen más zonas con mayor cantidad de eventos extremos, como inundaciones, sequías o vientos más veloces.

Al respecto, Pablo Cabrera, gerente de Análisis de Riesgos en Allianz Argentina, resaltó: “Entre el 8% y el 20% (según el año) de nuestras pólizas de Property (patrimoniales) fueron afectadas por fenómenos climáticos o directamente relacionados con ellos. Como es el caso de las pólizas de agro, donde aparecen eventos que, o bien antes no existían o, si existían, ahora tienen mayor intensidad”. 

Su compañía ofrece coberturas para inundación, granizo o incendio forestal. Para poder responder ante este tipo de daños, la aseguradora realiza un análisis profundo para poder medir cuál es el riesgo y la exposición a esos fenómenos. 

“Eso nos obliga a estudiar mucho sobre temas meteorológicos e hidrológicos en los lugares donde están nuestros asegurados y es lo que estamos haciendo a través de algunas herramientas que nos ayudan a tarificar y ofrecer una cobertura acorde a la necesidad”, enfatizó Cabrera.

 

Apuesta por las energías limpias

Las compañías están comenzando a revisar en qué tipo de negocios invierten y a cuáles aseguran. Dentro de ese esquema de inversiones posibles están las empresas cuyos activos provienen de combustibles fósiles. 

En ese sentido, desde Allianz están favoreciendo coberturas para industrias y segmentos con proyectos de energías limpias, parques eólicos y solares, en reemplazo de centrales tradicionales que producen gases y agravan el efecto invernadero. Otra acción en esa línea fue la decisión de no asegurar a determinadas empresas que generan energía en base a carbón.

“Es una decisión fuerte, de mucho compromiso. Como contraparte, ofrecemos seguros para emprendimientos verdes. Internacionalmente tenemos muchos asegurados en este segmento. Además, la compañía invierte en ese tipo de proyectos y tiene parques eólicos y fotovoltaicos. Tenemos el compromiso de estar a la vanguardia de la industria”, destacó Cabrera.

 

Generación de conciencia

 

Finalmente, la falta de madurez del mercado conspira contra la extensión de este tipo de seguros  en el país.

Para Pablo Cortínez, una mayor adopción llegará como resultado de un proceso. “Estos temas se empiezan a tratar mucho más cuando se ven los daños de cerca. No creo que sea algo de aplicación automática, Argentina no es tan vulnerable a algunos eventos de la naturaleza que atacan con ferocidad en otros países. Sin embargo, hay una tendencia mundial y muchas de las compañías que operan en Argentina son internacionales, con lo cual deberían adaptar estos productos a nuestra realidad”, sostuvo.

El ejecutivo consideró que hace falta impulso por parte de la industria para la toma de conciencia sobre la importancia de estar cubiertos frente a los riesgos que entraña el cambio climático. En la mayoría de los casos, los asegurados contratan una póliza una vez que sufrieron el siniestro. Este tipo de contrataciones puntuales hace difícil que se masifique el producto y, con ello, a las aseguradoras se les complica sostenerlo. 

“Hay que difundir la necesidad del seguro porque los patrones climáticos están cambiando y existen cada vez más sitios expuestos. En otros países es el Estado el que lleva adelante la concientización y el desarrollo de productos de seguros mixtos (estatales y privados) para tener cobertura. Eso todavía no sucede en Argentina y está en nuestras manos promoverlo”, concluyó Cabrera.

Share Button