Las billeteras digitales promueven la inclusion financiera

Las billeteras virtuales promueven la inclusión financiera

Cada vez son más los usuarios de billeteras virtuales en la Argentina. Practicidad y descuentos, la combinación para dar impulso a estas herramientas.

Según un informe de Uso de dinero electrónico de la Red Link, ya son más de 3,3 millones las personas que cuentan con una billetera virtual. Semejante cifra representa un incremento de 11,5% en mayo con respecto a abril, y de 217,5% en comparación con el año 2020.

En mayo se registraron 16,3 millones de transacciones, 16,4% más que en abril. Ese dato se hace todavía más significativo si se tiene en cuenta que en mayo del año pasado se registró un 113,9% menos de operaciones.

En cuanto a los usuarios, quienes poseen billeteras electrónicas representan el 72% del total de usuarios de banca digital, si se considera el conjunto de soluciones de banca por Internet. En tanto que el promedio de transacciones por usuario aumentó 4,4%.

Por esta tendencia, las transacciones monetarias con estas billeteras subieron 17% y las no monetarias, 15%. Esto contrasta con una modesta ampliación del 4% en home banking y 2% en mobile home banking.

En el caso de las no monetarias, el home banking tuvo un ligero aumento del 1% y los canales móviles declinaron en la misma proporción.

Salto en la facturación

Una de las billeteras que exhibe un afianzamiento en este tipo de operatoria en Tap, que llegó al mercado argentino en 2019 con el objetivo de “hacerle la vida más fácil tanto a los comerciantes como a los usuarios”, según afirma.

Hasta el momento la app posee 30.000 cuentas abiertas y espera superar las 250.000 este año.

“Estimamos terminar 2021 con más de 200 millones de pesos de facturación, más de 250.000 billeteras abiertas y 100.000 comercios que ofrezcan pagar con la app. Esperamos llegar a procesar más de 1.000 millones por mes”, aseguró Tomás Mindlin, CEO y cofundador de la billetera.

La aplicación se unió a la red de Edenor y se convirtió en uno de los métodos de pagos digitales preferidos por los usuarios, ya que permite realizar recargas de energía de los medidores prepagos de esa empresa de distribución eléctrica.

La billetera se muestra convencida de ser una solución ideal para el pequeño comercio, en particular para los rubros de alta recurrencia como los take away de comida, bares, verdulerías, almacenes, dietéticas y lugares donde se hacen compras por bajos montos.

“En este segmento, el comerciante está necesariamente concentrado en ver cómo llega a pagar el alquiler, a los proveedores o a sus empleados y le cuesta enfocarse en otras cuestiones. Ahí entramos nosotros para resolverles, con automatización, su relación con los clientes, para retenerlos, para que vuelvan”, explicó Mindlin.

Sus planes de expansión apuntan a hacerse fuertes en el AMBA, en particular en los barrios y localidades más alejados y dejados de lado por los circuitos comerciales y financieros más tradicionales, hasta la llegada al interior del país.

Tres millones de historias

Por su parte, Pierpaolo Barbieri, fundador y CEO de Ualá, otra de las billeteras que más crecieron, consideró: “Detrás de cada tarjeta hay una historia. Hace poco más de 3 años lanzamos Ualá, y hoy ya tenemos más de 3 millones de historias. Desde jóvenes que empiezan a manejar su dinero hasta quienes se digitalizaron por primera vez, pagando servicios o invirtiendo. Seguimos construyendo una revolución financiera”.

Con fuerte presencia en todas las provincias, la fintech surgida en 2017 superó las tres millones de tarjetas emitidas en Argentina.

Este hito se dio poco después de haber alcanzado el millón de cuentas de inversión y del nacimiento de Ualá Bis, la nueva marca que apunta a conquistar el segmento de comerciantes y emprendedores.

Ese crecimiento se manifiesta en el hecho de que el 36% de las cuentas virtuales (CVU) en el país pertenecen a usuarios de Ualá y de que durante el último año, signado por la pandemia, el promedio de transacciones por cliente aumentó un 30%.