Las reaseguradoras locales capean la crisis

A partir de 2017 se introdujo una serie de cambios regulatorios que buscaron normalizar la industria.

 

La Resolución N.º 40.422 de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) de principios de 2017 habilitó cambios para la cesión de riesgos a reaseguradoras admitidas. Atrás quedó la obligación de operar necesariamente con las compañías locales e inició un camino de normalización y apertura.

El actual ejercicio 2019/2020 reduce la obligación de cesiones con entidades locales al 25% y permite canalizar los reaseguros restantes a través de entidades extranjeras. Estas últimas operan bajo el régimen de “reaseguradoras admitidas”. 

Otro de los aspectos contemplados por la regulación les exigió cumplir con un capital mínimo de 350 millones de pesos hacia fin de año. De esta manera se intentó brindar mayor solidez al sistema. 

Asimismo, la norma permitió que los negocios facultativos (aquellos que requieren una cobertura puntual y no están dentro de un paquete) que superen los 35 millones de dólares puedan colocarse directamente en el exterior.

 

Consolidación y competencia

Estas modificaciones, que contaron con un alto consenso dentro del mercado cambiaron el panorama y la composición de la industria de reaseguros local

Según Carlos Salinas, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Reaseguradores (CAR), el organismo que nuclea a las reaseguradoras locales, de las 28 compañías que existían en 2015 sólo quedaron 11 que operan activamente. “No es un número menor, la verdad pensábamos que podían quedar menos, aunque también es cierto que muchas de ellas representan a compañías extranjeras. La apertura ha hecho que mucho reaseguro pase directamente al exterior sin pasar por el mercado local. De todas formas, las compañías nacionales que están hoy no se han movido del mercado, aun con estos vaivenes, y no vemos nada que diga que se vayan a mover en los próximos meses. El mercado se ha readaptado a los cambios fácilmente”, afirmó.

Por su parte, Alberto Montepagano, director comercial de ACR Argentina, evaluó como competitivo al mercado local. Destacó que su grado de segmentación permite a las reaseguradoras domésticas atender mejor a empresas de menor escala. “Como reasegurador local nos hemos fijado el objetivo de dar servicio a un montón de compañías medianas y chicas. Obviamente, no rechazamos a las grandes pero sabemos que en las de menor tamaño es donde vamos a tener mayor impacto porque hay muchas que no llegan a los requisitos que pide un reasegurador internacional para trabajar, como los de prima mínima, o porque no está analizado su balance y les parece que tienen poco capital”, apuntó.

 

Mercado reasegurador

Capacidad y competitividad del mercado reasegurador

 

La Resolución N.º 40.422 de la SSN influyó en el sector de los reaseguros.

 

El mercado reasegurador enfrentó una reconfiguración a partir de los cambios introducidos por la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) mediante la Resolución N.º 40.422.

De acuerdo con Carlos Salinas, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Reaseguradores (CAR), la industria local de reaseguros se mantiene competitiva y continúa operando con muy buena capacidad e, incluso, llega a niveles de ociosidad. “Argentina hoy tiene entre 300 y 400 millones de dólares de capacidad. Increíblemente, desde que estamos en el proceso de reapertura, los reaseguradores internacionales se han corrido, es decir, no han venido fuertemente hacia el mercado. Esto pasa porque creen que ya es suficiente, que tenemos capacidad como para movernos, por lo que no se transforma en un negocio para ellos”, indicó.

Según Salinas, esto forma parte de una tendencia global vinculada al exceso de capital y que puede influir en la participación de compañías extranjeras en Argentina. Y llevaría a orientar las inversiones extranjeras a países que pagan mejor el costo del capital.

En la misma línea, Horacio Cavallero, gerente general de Punto Sur RE, sostuvo lo mismo con respecto a la sobreoferta. Pero destacó que se vio favorecida por la baja ocurrencia de catástrofes durante la primera mitad del año.

Sin embargo, Cavallero se diferenció de Salinas al argumentar que, a pesar de los vaivenes económicos vinculados a la recesión e inflación, Argentina aún despierta el interés del mercado internacional, especialmente si perdurasen las políticas de apertura.

Expresó: “Creemos que si las políticas del Gobierno continúan, después de las elecciones se va a tratar de profundizar el cambio en un formato y una dirección con apertura internacional. La visión del Gobierno era formar parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Y una de las primeras comisiones que se abrió y de la que se invitó a participar en Argentina fue justamente la de seguros y reaseguros”.

 

Frente al panorama recesivo

A pesar del actual escenario de recesión, Alberto Montepagano, director comercial de ACR Argentina, consideró que se logró sostener la cantidad de negocios. “Para compensar la baja de participación que establece la regulación tratamos de retener un poco más. Además, intentamos dar más cuotas en algunos casos y tuvimos un crecimiento también por facultativos. Compramos una retención propia, una capacidad para suscribir con dos reaseguradores admitidos, lo que nos da un mayor servicio para compañías cuyos negocios facultativos le exceden el contrato”, comentó.

 

Mercado reasegurador

El impacto electoral en el sector reasegurador

 

La dirección de los cambios introducidos por la SSN para el sector reasegurador pueden no ser definitivos. Quedan pendientes de los resultados electorales.

 

Tras haber experimentado en los últimos años cambios en la regulación, el mercado reasegurador todavía se enfrenta a otra incertidumbre: ¿los resultados electorales traerán nuevas reformas?

Si bien el consenso en el mercado es que la apertura ha llegado para quedarse, la posibilidad de un cambio de signo político hace pensar en un nuevo marco de inestabilidad.

Alberto Montepagano, director comercial de ACR Argentina opinó: “El resultado de las elecciones creo que va a tener algún efecto. Venimos de una normativa de reaseguros que había sido impuesta en 2012 y tras su modificación, con la llegada del gobierno de Macri, empezó a decrecer la participación del mercado local. Pero francamente vimos que la SSN estuvo mucho más activa en los últimos años. Con lo cual, si gana la oposición podríamos ver cambios otra vez. Ahora, si gana el oficialismo, espero que haya continuidad. Yo creo que para un plan de reaseguros serio tenemos que tener una continuidad en el tiempo”.

Por su parte, Horacio Cavallero, gerente general de Punto Sur RE, opina que si continúa la gestión de Cambiemos se avanzará hacia una mayor apertura en términos de flexibilidad de mercado. Sin embargo, lo que pueda hacer el frente opositor en caso de llegar al poder sigue siendo una incógnita. 

“Estamos como en un stand by, cualquiera de las dos definiciones puede traer cambios. De ganar la oposición, no creo que vayan a volver atrás con las regulaciones porque ciertas políticas de ese tenor sólo se pueden hacer con viento a favor. Por otra parte, la cuestión no es tanto lo que quieran hacer sino cuál va a ser la reacción del mercado internacional frente a Argentina si ganan. Eso si nos puede cambiar el juego, porque este es un mercado internacional”, estimó.

Carlos Salinas, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Reaseguradores, concluyó: “Recibimos resoluciones una vez por semana y es algo de todas las épocas. Es como que no pensamos el mercado de una sola vez y a largo plazo sino que lo pensamos en el tiempo que dura una gestión. Creo que a todos los operadores nos gustaría tener políticas que perduren.”

Share Button