“Las reformas son clave y seguramente serán seguidas por otras de menor impacto” David Rey Goitía

A partir del triunfo electoral, el Gobierno ha impulsado medidas y reformas que apuntan a reducir las distorsiones que tiene la economía. Las reformas que se han presentado están bien encaradas. Los cambios impositivos se hacían necesarios porque la presión tributaria se ha tornado asfixiante para las personas físicas y las empresas. En la misma línea, el sistema laboral presenta un alto costo que no sólo lleva a las empresas a ser poco competitivas, sino también a ser reacias a incorporar gente en sus estructuras, en detrimento del empleo nuevo.

El Gobierno también enfrenta el problema del tremendo déficit fiscal heredado por la corrupción de la gestión anterior, el retraso y congelamiento de las tarifas de los servicios públicos y sus subsidios y la irresponsabilidad con que se manejó la política de empleo público. Hoy la estructura del Estado está totalmente sobredimensionada y la respuesta no es echar gente, sino congelar el ingreso de nuevos empleados públicos.

Por otra parte, queda pendiente una reforma a fondo en materia de Educación. El Estado invierte un alto porcentaje del PBI en este sector pero lo gasta de una manera incorrecta. Entiendo que el Gobierno está trabajando para detener el deterioro de la educación de nuestros niños y jóvenes. También hay mucho por hacer en la Justicia y en la seguridad para combatir el delito, el narcotráfico y la demora de los procesos judiciales.

En este contexto, nosotros apuntamos a profundizar nuestro desarrollo y hoy tenemos una red de distribución que busca llegar a todo el mercado argentino y, en especial, al interior. Desde el 2014, cuando se perfilaba el cambio de gobierno, los accionistas de la compañía comenzaron a invertir en tecnología, capacitación y marketing, algo que hoy siguen haciendo. Las compañías de seguros nos vamos a ver favorecidas con estas reformas. Hoy ya comenzamos a observar más confianza en los empresarios de los distintos rubros.

También estamos ilusionados con la profesionalización que se observa. El regulador está empezando a exigir solvencia, responsabilidad y seriedad a las aseguradoras. Las primeras medidas, como las de dejar sin efecto la prohibición de reasegurar en el exterior y las exigencias del ex inciso K, fueron muy positivas para volver a la normalidad.

Para las compañías de vida y retiro, es un viejo anhelo el desarrollo de ese segmento. El plan contemplado en la nueva reforma impositiva de aplicar beneficios al asegurado que contrata esa cobertura es muy positivo y lo apoyamos con entusiasmo.

En síntesis, somos muy optimistas y creemos que el Gobierno está en un buen camino. Es consciente de que hay que realizar reformas de fondo y comprende que se deben dar en forma permanente. Ha impulsado la inserción de la Argentina en el mercado mundial desde el primer día y sabe que, para hacerlo exitosamente, debemos ser más competitivos y, al mismo tiempo, mejorar las condiciones para que los inversores quieran venir. Por ello, creo que estas reformas que se presentaron son clave y seguramente serán seguidas por otras de menor impacto.

Share Button