Las tarjetas prepagas se imponen como tendencia

En el año se incrementó su uso más de un 285%, principalmente impulsado por la tarjeta Alimentar. Tras las fintechs, los bancos empezaron a lanzar sus propios productos.

 

Durante la cuarentena, el 62% de los argentinos intensificó el uso de pagos digitales y un 40% probó nuevas herramientas online para abonar sus cuentas, según un estudio que llevó a cabo Kantar junto con Mastercard. Entre los métodos de pago que ganan lugar se encuentran las tarjetas prepagas emitidas por billeteras digitales. 

Según un informe de Prisma, la utilización de las tarjetas de crédito cayó más del 20% interanual durante la pandemia debido a la baja del consumo. En contraste, las transacciones con prepagas aumentaron más del 285%, un crecimiento que se explica, fundamentalmente, por el mayor uso de la Tarjeta Alimentar, según el estudio. 

Ya existen por lo menos 25 tarjetas de este tipo en el mercado nacional, entre ellas, las que ofrecen Mercado Pago, Ualá, Naranja X, Moni, Pago24 y BKR.

Después de que las fintechs lanzaran sus productos al mercado, los bancos, como Santander, vislumbraron en esta solución la manera de ampliar su cartera. Eso les permite no quedar expuestos a un mayor riesgo crediticio, clave después del reciente aumento en la morosidad.

 

Sus ventajas

 

Esta alternativa de pago fomenta la inclusión financiera, ya que, sin costo alguno, permite a usuarios no bancarizados realizar compras online y acceder a descuentos con el saldo único de la cuenta digital. Justamente, la prepagas suelen tener incorporada la tecnología contactless. Así, muchos usuarios aprovechan las promociones que lanzan las emisoras de los plásticos para fomentar esta nueva modalidad de pago.

Asimismo, esta opción permite abonar con código QR. Para ello, es necesario que el comercio acepte pagos de este tipo. 

 

Cómo funcionan  

 

Aunque su uso se extiende en forma creciente, aún persisten las dudas sobre su funcionamiento.

La prepaga es una tarjeta asociada a una billetera o empresa fintech que funciona de manera similar a una tarjeta de débito emitida por una entidad bancaria. 

Al emplearla, se abona en el momento con el dinero cargado en la cuenta. Es decir, se trata de un pago digital que sólo opera contra saldo. No hay crédito, sino débito. Se le puede cargar saldo mediante transferencias bancarias o desde otra billetera digital y depósitos.

Prácticamente no hay requisitos para acceder a una tarjeta prepaga. Para obtenerla, el usuario debe ser mayor de 13 años y darse de alta en la app elegida para crear una cuenta ingresando sus datos personales. 

Una vez confirmada la operación por correo electrónico, que no tarda más de 24 horas, se puede solicitar la tarjeta mediante un botón en la misma aplicación. Por lo general, no se necesita ninguna documentación ni trámite adicional.

Share Button