Los mercados emergentes pendientes de la FED

Los mercados emergentes, pendientes de la FED

La Reserva Federal de los Estados Unidos continúa con su política de estímulos, pero vigila las presiones inflacionarias y los niveles de empleo.

El presidente de la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos anticipó que continuará con la política de estímulos hasta que haya más progresos en el empleo. De esta manera, se mantendrán los ritmos de compras de activos, y quedarán atentos a contribuir con el objetivo de inflación del 2%. Y, pese a la inflación en alza, las tasas seguirán en torno al 1,9% (a 30 días). Recién cuando mejoren los indicadores de empleo se finalizará la inyección de liquidez al mercado a través de la compra de activos.

NBS Bancos y Seguros consultó a especialistas sobre las cuestiones en juego, posibles efectos locales.

Entre la inflación y el desempleo

Los actuales niveles del índice de precios de los Estados Unidos, del 4,2% (dato de julio acumulado de 12 meses), plantean un escenario complejo.

Federico Forte, economista principal de BBVA Research Argentina, comentó: “Todo el debate gira, por un lado, en torno al delicado equilibrio entre mantener una política monetaria lo suficientemente laxa como para sostener la recuperación y, por otro lado, en no excederse y acelerar la inflación”.

“Actualmente la recuperación en Estados Unidos es robusta, aunque aún hay cerca de 6 millones de desempleados más que antes, y eso alienta a la FED a mantener su política laxa. Es posible que los estímulos monetarios empiecen a ser removidos a fines de este año y que las tasas de interés empiecen a subir lentamente hacia fines de 2022”, remarcó.

Mientras tanto, el economista Luis Palma Cané sostuvo: “La FED hace tiempo que viene generando estímulos monetarios. Actualmente alcanzó la inyección de 120.000 millones de dólares por mes. Mientras que la posición de los ´halcones´ es la de adelantar el tapering (retirada progresiva de los estímulos económicos), los más moderados de la FED prefieren esperar. En la medida en que los indicadores económicos vayan dando bien, eso favorecerá la posición de los halcones. Para una economía acostumbrada a una inflación no mayor al 2%, que se dispare al 4% o 5% implica cambios en los precios relativos que seguramente afectarán a la actividad económica”.

Efectos en la economía local y regional

Consultado sobre los efectos que este tipo de políticas monetarias tienen en nuestro país, Forte sostuvo: “Dado el actual aislamiento financiero de la Argentina, los movimientos de la FED no impactarán tanto. En cambio sí lo harán otros eventos locales, como el acuerdo con el FMI, el resultado de las elecciones, o el futuro de los controles cambiarios”.

“Sin embargo —advirtió— un endurecimiento repentino de las tasas de EE. UU. podría gatillar algunos movimientos del tipo fly-to-quality a nivel global y provocaría devaluaciones en las monedas de los países emergentes, eso generaría presiones apreciatorias al peso argentino en la medida en que nuestra moneda mantenga el actual esquema de depreciaciones diarias constantes. Con todo, el principal impacto negativo a nuestro país sería la caída del precio de los commodities agrícolas, lo cual reduciría nuestras exportaciones”.

Luis Palma Cané coincidió en los efectos acotados que tendrán en Argentina: “A nivel local, no generarán tanto impacto como en los mercados emergentes. En el país no está habiendo flujos de ingreso del mercado de capitales, pero sí podría perjudicar la suba de la tasa por aumento del costo del pasivo”.

Y agregó: “Por otra parte, esto puede impactar en las exportaciones de Argentina en la región. También puede darse una apreciación del dólar en el mundo, pero habrá que ver cómo reaccionan las otras monedas. Lo más probable es que Europa no suba sus tasas, por lo que es esperable que el dólar, en ese caso, se aprecie con respecto al euro y, por supuesto, al peso”.

Continuar leyendo nota completa.