Los plazos fijos web operan sin apoyo de la banca privada

El BCRA habilitó esa modalidad para no clientes con el propósito de reducir la diferencia entra la tasa de Leliq y la minorista.

 

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) publicó la Comunicación “A” 6667 el 5 de abril. Mediante ella habilitó las operaciones de plazos fijos web para no clientes de los bancos. Las entidades debieron disponer de las herramientas para viabilizar esa operatoria a partir del 30 de abril. Sin embargo, este nuevo instrumento de ahorro no disparó el volumen masivo de operaciones que se esperaba. 

En concreto, a partir de esta resolución cualquier titular de una cuenta en un banco público o privado tiene la posibilidad de constituir un plazo fijo en moneda nacional por cualquier monto y plazo en la entidad bancaria que considere más conveniente. La normativa tiene oficialmente la finalidad de “brindar más opciones a los usuarios para canalizar sus ahorros y mejorar su experiencia, y busca fomentar la competencia”.

Al redactar la norma, la preocupación de la entidad monetaria estaba asociada al spread que se había generado entre las tasas que remuneran a las Leliq a 7 días que emite el BCRA –a las que sólo pueden acceder los bancos– y las que las entidades pagan por los plazos fijos minoristas. 

Ese diferencial, a la vez que generó una importante rentabilidad a los bancos, expuso al sistema financiero a una profundización de la corrida cambiaria de los últimos meses ya que el eslabón minorista, sin el estímulo de la tasa en pesos, optaba por volcarse a la divisa norteamericana.

De hecho, el día que se publicó la norma, la tasa promedio de plazos fijos a 30 días se ubicaba en 43,24% mientras que la tasa promedio de corte de las Leliq había llegado a un 67,38%. Un enorme spread de 23 puntos.

 

Opiniones especializadas

Alejo Espora, economista jefe de Banco Ciudad, reconoció: “Quizás se hubiera esperado algo más de movilidad que finalmente no se dio. Es cierto que fue un porcentaje menor. Sólo el ahorrista más sofisticado decidió moverse. La gente no cambió de entidad pero el BCRA cumplió su objetivo de llevar las tasas para arriba”. 

Por su parte, Valeria Azconegui, vice president y senior analyst de Moody’s Argentina, resaltó el impacto cambiario de esta normativa: “A través de esta medida, el regulador busca disminuir la presión sobre el tipo de cambio y la inflación y, además, fomentar la competencia por depósitos entre entidades financieras”. La especialista enfatizó que “de esta manera, los bancos intentan ofrecer servicios diferenciales o mejorar su propuesta de tasa con el fin de mantener los depósitos por tiempos más prolongados”.

 

Plazos fijos a pocos clics de distancia

 

¿Cómo podemos constituir un plazo fijo sin ser cliente de un banco? 

 

Mediante la Comunicación “A” 6667 del 5 de abril, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) habilitó las operaciones de plazos fijos web para no clientes de los bancos.

La operatoria para constituirlos es relativamente sencilla, aunque requiere tener acceso al homebanking de la entidad de donde salen los fondos. 

Gloria Prusak, gerente de finanzas de Banco Credicoop, explicó a NBS Bancos y Seguros: “El inversor inicia una colocación al elegir entre las propuestas publicadas en las páginas web de los bancos que ofrecen el servicio. Carga sus datos personales, define monto y plazo e indica los datos de la cuenta en la que están acreditados los fondos. Luego debe ingresar al homebanking del banco donde tiene su cuenta y, con su clave, aceptar el débito para que los pesos sean transferidos al banco donde decidió hacer el plazo fijo. Esto se hace autorizando el Debin. El banco receptor de los fondos le informa vía email la constitución de la colocación. Al vencimiento, el banco receptor acredita el capital y los intereses en la cuenta bancaria (esta operación se llama Credin) donde habitualmente opera”.

Martín Herrera, responsable de productos de inversión de ICBC, también se refirió a la doble mecánica de este tipo de depósitos, que involucra a dos entidades financieras: “Las páginas de los bancos permiten a un no cliente ingresar y hacer una operación. Después, se requiere que haga una segunda validación en el homebanking de su banco, donde autoriza que se debiten esos fondos. Tienen que ser cliente de algún banco porque es todo digital. Es un crédito y un débito en cuenta”.

 

Limitaciones de los plazos fijos web

 

A pesar de que los plazos fijos web llevan ya algunos meses operando, todavía falta terminar de pulir algunos detalles menores.

 

Como toda nueva funcionalidad, el plazo fijo web para no clientes tiene algunos ajustes por delante. El Banco Central (BCRA) había estipulado que las entidades debían tener las herramientas para avanzar con esta operatoria listas para el 30 de abril. Sin embargo, todavía pueden encontrarse algunas limitaciones a este tipo de operaciones financieras.

En esa línea, Martín Herrera, responsable de productos de inversión de ICBC, señaló que existe un pequeño inconveniente asociado a la política tributaria: “Al depositante se le cobran los impuestos pertinentes, mientras que si hiciera el plazo fijo en la misma entidad estaría exento del impuesto a débitos y créditos (el mal llamado impuesto al cheque, del 0,6%)”. 

En este sentido ya no sería un incentivo buscar una mejor tasa en otro banco, como esperaba la resolución originalmente.

Ante esta situación, el BCRA finalmente terminó por aclarar que los plazos fijos para no clientes están exentos de impuestos (tanto al cheque como ingresos brutos). Pero todavía el sistema bancario tiene que hacer un desarrollo tecnológico para exceptuar automáticamente de tributos a las acreditaciones provenientes de un plazo fijo online para no clientes. 

Se trata de un trabajo conjunto donde tienen que intervenir las entidades financieras, el BCRA, las redes bancarias y las cámaras compensadoras. En consecuencia, llevará algún tiempo ponerlo en marcha. Por el momento, los bancos que hicieron las retenciones están devolviendo el importe caso por caso.

Share Button