M&A: el mercado vaticina un año de pocos negocios

Aunque a un menor ritmo, el mercado continúa operando a pesar de la COVID-19. Los expertos aseguran que la situación macroeconómica no es favorable.

 

En los primeros cinco meses del año el mercado de fusiones y adquisiciones corporativas, o en inglés M&A (siglas de mergers and acquisitions), experimentó una caída de la actividad del 30% en términos interanuales. El mercado sigue operando, aunque de manera reducida debido a la crisis que desató la pandemia del coronavirus y la incertidumbre por la renegociación de la deuda.

Así, las transacciones giran alrededor de grupos internacionales que deciden vender operaciones o líneas de negocios en la Argentina. 

“A la fecha, registramos 25 transacciones concretadas. Un número reducido, pero que demuestra que se siguen concretando más allá del contexto macroeconómico y los efectos de la pandemia”, ilustró Patricio Rotman, director de Finanzas & Gestión.

Por su parte, Pablo Taussig, socio de la consultora Spencer Stuart, señaló a la incertidumbre por la emergencia sanitaria y a la negociación de la deuda pública como los principales motores de la desaceleración del sector. 

“Es muy difícil establecer una valuación en este contexto, solamente a un precio de liquidación pueden aparecer los interesados”, aseguró el ejecutivo.

 

Oportunidades

Para Taussig, las grandes oportunidades pueden florecer en los sectores más golpeados, como el energético o el consumo masivo

“Hay empresas que están sufriendo crisis importantes como, por ejemplo Garbarino. En esa situación, los accionistas pueden elegir entregar la compañía a los acreedores o a alguien que pueda llegar a un acuerdo con ellos ofreciendo alguna ventaja con respecto a los accionistas actuales”, confirmó.

Las operaciones que se concretaron a lo largo de 2020 no tuvieron que ver con la atracción de una industria, sino con las oportunidades en cualquier sector económico, confirmó Rotman.

Ahora bien, aquellas compañías que puedan recuperarse de manera más rápida o logren condiciones de refinanciación de deuda favorables serán las más pujantes. En estas situaciones las transacciones se realizan por un valor nominal y, de acuerdo a las condiciones de la negociación de la deuda, los accionistas pueden capturar parte del mayor valor si la situación mejora, con un riesgo bastante acotado. “Sin embargo, la incertidumbre es para ambos, así que el riesgo es proporcional al posible retorno”, sumó Taussig.

La emergencia sanitaria y sus implicancias en la economía mundial dificultarán la forma de hacer negocios en el país. 

“Entendemos que todo el resto del año continuará con un nivel de actividad bajo, con un 30% de caída con respecto al año anterior”, manifestó Rotman.

Share Button