billetera digital

Más de 8 millones de argentinos tienen una billetera virtual

Las billeteras digitales son actores fundamentales del ecosistema fintech. Más de ocho millones de argentinos cuentan con una cuenta virtual de pago.

Cada vez se usan más las billeteras virtuales. Tienen pocos años entre nosotros, pero su adopción es cada vez mayor.

“La recepción de las billeteras virtuales en el mercado argentino fue maravillosa. La primera billetera fintech como tal nació en el segundo semestre de 2017. Mercado Pago y Ualá nacen en 2017 y actualmente se estima que hay más de ocho millones de personas que tienen un CVU (clave virtual uniforme, equivalente al CBU de las cuentas bancarias)”, explicó Ignacio E. Carballo, director del Ecosistema Fintech para América Latina en la UCA.

El especialista remarcó que, más allá del crecimiento, las billeteras están contribuyendo a que los sistemas de pagos se desmaterialicen y eliminen fricción.

“En el mundo más tradicional de las tarjetas el boom es el contactless; y en el mundo de las billeteras ese boom sería el QR. Eso es una puerta de entrada porque hay un vínculo con una tarjeta de débito o de crédito”, indicó.

Carballo destacó: “Lo que estamos viendo no es un reemplazo de los medios de pago tradicionales, sino una transformación hacia la virtualización. Eliminar fricción y eliminar plástico es una opción, pero por detrás siguen estando los mismos instrumentos”.

Ecosistema de las billeteras virtuales

En el mercado argentino conviven entre 20 y 25 billeteras virtuales. Según la Cámara Argentina de Fintech, las más utilizadas son Mercado Pago, Ualá, MODO, BNA+, Valepei, Cuenta DNI, CAME Pagos, Nubi, Naranja X y Yacaré.

Carballo destacó: “En este boom de billeteras, que hoy ya no son solamente no bancarias, lo interesante es ver cómo esa propuesta generó que la banca misma se adapte y lance también su propia billetera. Era lógico que el sector financiero avanzara hacia lo que está pasando en el mundo. No es algo que solamente pasó en la Argentina porque impusieron un conjunto de iniciativas innovadoras”.

Las billeteras bancarias presentes en el mercado son MODO (creada en conjunto por BBVA, Nación, Santander, Galicia, Macro, Brubank, Credicoop y Patagonia), BNA+ (Nación), Cuenta DNI (Provincia) y Ank (Itaú).

Ualá, al igual que Brubank, surgió como como fintech digital pero ahora pasará a contar con licencia bancaria tras haber alcanzado un acuerdo para la compra de Wilobank, el banco digital del grupo Eurnekian. Otras tienen un contacto cercano, como Valepei (Red Link), Todo Pago y Bimo (ambas son parte de Prisma Medios de Pago, la operadora de Visa y las terminales Lapos).


Nativa digital

Julieta Biagioni, manager de Comunicación Corporativa de Ualá, puso de relieve los cambios producidos por la pandemia de COVID-19: “Vimos un creciente interés. Para principios de 2020 habíamos emitido 1,5 millones de tarjetas en Argentina y ahora superamos las tres millones. Y en sólo seis meses de operación en México logramos alcanzar más de cien mil”.

Biagini detalló que durante el último año, el promedio de transacciones por usuario aumentó un 30%. Además, crecieron las transferencias entre particulares (75%), las compras con tarjeta (12%) y se otorgaron tres veces más préstamos. Y más de un millón de personas abrieron una cuenta en el fondo común de inversiones disponible en el sistema.

Esta billetera se presentó en el mercado como una app y una tarjeta prepaga Mastercard gratuita y evolucionó hasta convertirse en un ecosistema completo de pagos y cobros. “Ofrecemos un producto fácil, confiable y accesible para todos: el 65% de los usuarios no tenían historial crediticio al momento de descargarse la app”, comentó Biagioni.

Ese ecosistema ofrece la posibilidad de enviar y recibir dinero a cualquier cuenta bancaria o virtual, retirar efectivo en cajeros, “cuotificar” consumos y pagar servicios.

Además, ahora ofrece la posibilidad de cobrar productos y servicios a través de un link de pago y mPOS. Es posible también solicitar préstamos, invertir en un fondo común y pagar seguros y asistencias contratados a través de Willis Towers Watson.

Biagioni remarcó que como empresa nativa digital, buscan ofrecer una experiencia transparente, pensada para manejar las finanzas desde el celular, de bajo costo, con atención remota y un lenguaje claro: “Estamos convencidos de que las finanzas no tienen que ser complicadas”.