Medidas acertadas pero insuficientes

Alejandro Asenjo, gerente general del Grupo Asegurador La Segunda

Alejandro Asenjo-01

En el mercado asegurador se han tomado medidas importantes, como la reforma de capitales mínimos, que afecta principalmente a las reaseguradoras y a las aseguradoras más pequeñas que acreditan sus requerimientos de capital por ramas. Las nuevas exigencias podrían llevar a una depuración del mercado.

Cuando se dan cambios abruptos de un modelo económico particular a otro que es decididamente diferente es muy fácil caer en el error de decir que todo lo nuevo es bueno y lo anterior es malo, o viceversa. Es por ello que hay que ser cautelosos a la hora del análisis. Por un lado, creemos que el gobierno actual tuvo medidas acertadas, como el guiño al campo, el reciente blanqueo de capitales, las reducciones de las retenciones y la suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias. Por el otro, creemos que estas medidas son insuficientes. Posiblemente, el punto más débil es que aún no se logró controlar debidamente la inflación y el consecuente impacto en el poder adquisitivo de una franja poblacional importante.

Desde nuestra compañía estamos dispuestos a colaborar en construir las alternativas y soluciones que sean favorables, tanto para nuestra industria como para la sociedad en su conjunto. Somos conscientes del trabajo que le ha tocado hacer a la nueva administración y tenemos una visión optimista acerca de sus buenas intenciones. Sin embargo, estamos a la espera de concreciones y de definiciones políticas bastante puntuales que deseamos que lleguen en los primeros meses del próximo año.

Para que haya un crecimiento sostenido debemos aprender, como sociedad, a sostener políticas de estado que vayan más allá de cualquier color político y perduren por encima de planes de gobierno y plataformas electorales. Sólo así se sentarán las bases para el crecimiento sostenido que venimos discutiendo desde tiempos inmemoriales.

En el mercado asegurador se han tomado medidas importantes, como la reforma de capitales mínimos, que afecta principalmente a las reaseguradoras y a las aseguradoras más pequeñas que acreditan sus requerimientos de capital por ramas. Las nuevas exigencias, que contemplan la opción de un régimen gradual para su acreditación, podrían llevar a una depuración del mercado. Si bien la norma es positiva, ya que actualiza los requerimientos e introduce algunos cambios, las exigencias de solvencia argentina continúan distantes de las mejores prácticas internacionales basadas en riesgos de distinta naturaleza.

Otro aspecto candente tiene que ver con el proyecto de ley para la reforma del sistema de riesgos del trabajo, que busca controlar el crecimiento exponencial de la judicialidad y volver a instalar el objetivo original de la prevención de accidentes. Bien sabemos que no es el primer intento normativo orientado a encauzar el sistema para resolver los procedimientos establecidos en las situaciones derivadas de la operatoria normal y habitual.
Hay que seguir apuntando a lograr el control del flujo de demandas y, al mismo tiempo, empezar a disminuir el actual stock de juicios.

Cabe señalar que estos cambios, como varios otros, no deberían sorprendernos, pues reflejan una realidad y necesidad del mercado en general. Entendemos que la mayoría de los ajustes son positivos de cara a buscar una mayor transparencia para el mercado y una mayor claridad para el asegurado, nuestro primordial cliente.

Share Button