Menú de inversiones para la incertidumbre electoral

Menú de inversiones ante la incertidumbre electoral

En la incertidumbre electoral y financiera, los estrategas recomiendan a qué activos apostar para proteger ahorros y “surfear” el último tramo del año.

Tras la derrota oficial en las PASO, las medidas adoptadas por parte del Gobierno para mejorar los ingresos de las familias derivan en mayor emisión y en un deterioro fiscal que presionará en los próximos meses sobre inflación y el dólar.

Para los asesores, el ancla cambiara para contener la inflación se mantendrá hasta las elecciones. A partir de ahí, la situación se vuelve insostenible por la escasez de reservas, por lo que prevén que se acelerare el ritmo de devaluación. En el mercado creen que pasará del 1% mensual a un 5% o 6%.

Además prevén mayor inflación en la recta final del año por factores estacionales, eventual descongelamiento de tarifas, más el efecto de la emisión monetaria.

Ante esta coyuntura, los expertos sugieren en qué instrumentos invertir los ahorros, según si el perfil del inversor es conservador o más agresivo.


Perfil conservador a moderado.

Lucas Yatche, de Liebre Capital, aconseja un mix 75% en activos dolarizados y 25% en pesos.

En el primer caso, sugiere activos corporativos como Genneia y Cresud, “con buenas perspectivas y que rinden por encima de la inflación norteamericana en torno al 7 u 8% anual”.

Incluye en la cartera bonos de Córdoba y Mendoza “que son provincias que fiscalmente son de las mejores, y con flujos interesantes en el corto plazo”.

En el ranking de activos en pesos tanto Yatche como Matías Roig, director de PPI, y Federico Garay, analista de Research de IOL, priorizan bonos y letras ajustadas por CER, que indexan por inflación.

Los tres recomiendan el TX22, un bono del Tesoro que vence en marzo de 2022 “y que hoy rinde inflación más 4,5%”, precisó Roig. Quien, además, ve atractivo el TX24, que “da inflación más 6,5%”.

En moneda local, Yatche arma un portfolio “con 15% en instrumentos CER, otro 5% en bonos provinciales a tasa BADLAR como el de la provincia de Buenos Aires (PBY22), “que rinde 55% de TIR o el BDC 24 de CABA con un rendimiento de 53%”.

Y otro 5% en bonos dólar linked corporativos (se emiten en pesos pero ajustan por el tipo de cambio oficial por lo cual cubre ante una devaluación).

Para Roig, “la mejor forma de invertir en dólar linked es vía fondos comunes para tener diversificación, porque para el inversor minorista son difíciles de operar y tienen poca liquidez”.

Perfil arriesgado

Para un inversor más agresivo, Roig aconseja “bonos atados a la inflación de más largo plazo como el Discount en pesos que rinde el costo de vida más 10% y vence en 2033 (DICP)”.

Incluye una proporción “de dólar linked de fondos, y una parte pequeña de acciones argentinas” que lucen baratas, por debajo de niveles previo a las PASO.

“Por trade electoral, en las acciones bancarias las que más me gustan son Galicia y Macro”, y sumaría “algo de CEDEAR, por ejemplo de la petrolera Vista Oil que se ve muy beneficiada por los altos precios del crudo”, plantea.

Yatche diseña un combo 65% en dólares y 35% en pesos. Coincide en invertir en “activos CER de mayor duration como el DICP, y el TX26 que rinde inflación más 8%”, y agrega “bonos Badlar como el PBA25, que rinde 57% de TIR”.

A su vez, Garay, recomienda “bonos a tasa fija como el TO23 (Bonte 23 en pesos) con rendimiento anual de 57%, superior a la tasa de inflación y devaluación esperada en 2021”.

En la cartera en dólares, Yatche apuesta a CEDEAR del sector financiero, como JP Morgan y Citibank “que se verían beneficiadas ante una eventual suba de tasas” internacionales.

Y aconseja operar CEDEAR a través del fondo BDRKB, propiedad de Warren Buffet para estar diversificado en distintas acciones.

También incluye bonos soberanos globales, como el GD35 “apostando a un acuerdo con el FMI”.