Movilidad y actividad económica en tiempos de COVID-19

Marcos Cohen Arazi y Fernando Kühn

• La movilidad de las personas en Argentina sigue estando por debajo de los niveles prepandemia. Luego de caer muy fuerte en marzo-abril de 2020 y pese a recuperarse significativamente, se encuentra 7,1% por debajo de la línea de base cuando movimientos hacia lugares de trabajo; en comercios y recreación -35,6%; en estaciones de transporte -27,3%; en parques -54,9%. Supermercados y farmacia es el único tipo de movilidad que sobrepasó niveles de prepandemia (+1.6%), mientras que la residencial se ubica 7,3% por encima
• Entre marzo y septiembre de 2020 (primeros siete meses de pandemia), cuando hubo una mayor reducción de la movilidad al trabajo y la gente permaneció más tiempo en sus hogares, la reducción de la actividad económica promedió el 14% interanual. Mientras, entre octubre 2020 y la actualidad la circulación se recuperó, como también la actividad económica, que solo registró una caída de 2,7% interanual
• En los primeros siete meses de pandemia la movilidad a comercios y supermercados tuvo su mayor retracción y en ese periodo la actividad económica comercial tuvo una retracción promedio del 10% y las ventas minoristas medidas por CAME se desplomaron el 35,4% respecto al mismo período del año previo. Cuando la movilidad se recuperó, en los siguientes siete meses, la actividad comercial medida por el EMAE creció 3,6% y las ventas minoristas solo disminuyeron 4,6% promedio interanual

Panorama de la movilidad de personas en Argentina

Una de las repercusiones más evidentes que tuvo la pandemia del COVID-19 fue el fuerte impacto negativo que tuvo sobre la movilidad de personas, inducido tanto por las políticas sanitarias de aislamiento aplicadas por los gobiernos, pero también por las decisiones individuales de cada persona, con el objetivo de disminuir el riesgo de contagio.
Con el objetivo de medir en términos cuantitativos el impacto estas políticas y los cambios de comportamiento social sobre la movilidad, Google comenzó a publicar periódicamente una serie de datos de diarios sobre las variaciones en la movilidad de personas hacia diferentes lugares para todos los países. La compañía cuenta con el acceso a estos datos a través de la geolocalización que permiten sus aplicaciones, en especial Google Maps, aunque todos los datos son publicados de forma agregada y anónima.
Más concretamente, la metodología que utiliza Google para publicar estos datos consiste en calcular la variación de la movilidad de cada día respecto a un período de prepandemia, que en este caso se calcula tomando el valor mediano de la movilidad para el mismo día, considerando el período que va desde el 3 de enero hasta el 6 de febrero de 2020.
Los lugares para los que se calcula la movilidad son los siguientes: en el lugar de trabajo, estaciones de transporte, comercios y recreación, supermercados y farmacias, parques y residencial. Los datos están disponibles desde el 15 de febrero de 2020 hasta la actualidad.
Con estos indicadores puede visualizarse que la movilidad en Argentina cayó de forma drástica cuando comenzó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) en marzo del año pasado. Posteriormente, la movilidad se fue recuperando gradualmente, aunque en forma muy heterogénea.
La movilidad que más sufrió la caída de la movilidad es la de parques, con una caída promedio en la primera semana de aislamiento del 85,3%. Más aún, en la actualidad sigue estando muy por debajo de la línea de base de prepandemia, con una movilidad 54,3% menor. De esta manera, es el lugar que menos recuperó la movilidad, solo 30,4
p.p. respecto a la semana del 20 de marzo al 26 de marzo de 2020.

La movilidad en comercios y recreación (incluye restaurantes, cafeterías, shoppings, parques temáticos, museos, teatros, etc.) también tuvo un impacto notorio. La reducción inicial fue del 84,1% y según los últimos datos se sostiene 35,1% por debajo de principios de 2020. De esta manera, recuperó 55,9 p.p. de movilidad entre el inicio de la cuarentena y la actualidad.
En cuanto a la movilidad en estaciones de transporte, inicialmente la caída fue del 78,9%, mientras que en la actualidad se ubica 27,3% por debajo del nivel prepandemia. Esto resulta en una mejora de la movilidad de 51,6 p.p., la menor recuperación de todas las variables analizadas luego de los parques.
Una de las variables que mayor interés presenta es la movilidad en el trabajo, por su relación con la actividad económica. Así, la disminución de la actividad en los ámbitos laborales fue al principio de 67,1%. Sin embargo, es la variable con mayor recuperación, con 60 p.p. de mejora, lo que ubica la movilidad actual el 7,1% por debajo de la línea de comparación.
La movilidad a supermercados y farmacia, por ser lugares de ventas de productos esenciales, sufrió menos la caída de la movilidad. Si bien la caída al comienzo también fue fuerte (-54,3%), rápidamente se fue recuperando. Actualmente se encuentra en el terreno positivo, el 1,6% por encima del prepandemia, con una mejora en p.p. del 48,9 respecto de la caída inicial.
Finalmente, la movilidad residencial refleja una situación inversa a los casos anteriores (la pandemia implicó quedarse más tiempo en la casa). De esta manera, al comienzo la movilidad residencial creció el 29,3%. Gradualmente, a medida que la circulación en otros lugares se fue recuperando, necesariamente la movilidad en el hogar se redujo. En estos momentos, la movilidad residencial sigue siendo positiva, pero solo 7,3% por encima de la línea de base, lo que implica una reducción de 22 p.p.

Variación del porcentaje de movilidad en Argentina

Variación del procentaje de movilidad

Movilidad y actividad económica

Desde el comienzo de la pandemia se discutió mucho sobre los efectos que tendría sobre la actividad económica una drástica disminución de la movilidad de personas. Independientemente de si esta caída fue causada principalmente por las políticas gubernamentales o de la decisión personal de cada ciudadano, en definitiva, es el resultado de los diversos efectos directos e indirectos de la pandemia. A pesar de los enormes avances en la informática y la virtualidad, las economías de todo el mundo aún dependen en gran medida de que las personas puedan desplazarse físicamente. Por ello, la disminución de la movilidad es uno de los factores más relevantes para explicar.
A continuación, para tener referencias aproximadas sobre cómo evolucionaron la actividad económica y la movilidad en los últimos meses, se dividió el periodo desde el inicio de pandemia a la actualidad en dos. El primer periodo, caracterizado inequívocamente por menor movilidad y el segundo, en el que la movilidad se recuperó (en forma heterogénea) respecto de lo ocurrido en los meses previos.
Durante los primeros siete meses de pandemia (marzo – septiembre de 2020) la caída de la movilidad en el trabajo fue del 29,8%, mientras que la movilidad en los hogares aumentó el 17,8%, comparado con principios de 2020. En simultáneo con este fuerte retroceso de la circulación de personas, la actividad económica representada por el EMAE1 se retrajo en promedio el 14% en términos interanuales.
Posteriormente, en los siete meses subsiguientes (octubre 2020 – abril 2021), la movilidad en el trabajo cayó menos, se ubicó 14,9% por debajo del nivel prepandemia, y la movilidad en los hogares estuvo 7,9% por encima. Como contrapartida, la caída promedio del EMAE fue sensiblemente menor, de solo 2,7% interanual.