Nueva alternativa de inversión pyme para aseguradoras

Nueva alternativa de inversión para las aseguradoras

 

Las aseguradoras podrán invertir en sociedades de garantía recíproca. Tendrán beneficios impositivos para que contribuyan al financiamiento pyme. 

 

A fines de mayo la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) publicó la resolución oficial N.º 515-2019 que habilita a las compañías de seguros a invertir en fondos de sociedades de garantía recíproca (SGR). Según el artículo 4 de la resolución, “las compañías aseguradoras y reaseguradoras deberán invertir un mínimo del cinco por ciento (5%) y hasta un máximo del veinte por ciento (20%) del total de inversiones en algunos de los siguientes instrumentos: (…) Inc. X. Participaciones accionarias en sociedades de garantía recíproca reguladas mediante ley N° 24.467 y su reglamentación, y aportes a sus fondos de riesgo, hasta un máximo del veinte por ciento (20%) del mínimo indicado”.

La iniciativa se da en el marco del cambio regulatorio impulsado por la SSN que obliga a compañías de seguros a invertir un mínimo de su cartera en activos pymes para contribuir a su financiamiento. Esta resolución se cumplió de manera gradual y pasó de un 3,5% inicial al 5% de las tenencias a fin de junio pasado. 

Si bien la inversión en SGR no estaba contemplada desde el comienzo, en la última reforma se agregó esta posibilidad como destino posible de la inversión pyme. La intención es que las compañías obtengan, como contraparte, el rendimiento de los diferentes instrumentos en los que invierte el fondo SGR, el beneficio fiscal por la deducción de los aportes a la base imponible del impuesto a las ganancias y la posibilidad de convertirse en un facilitador para el financiamiento de las pymes.

 

 

Inversión en SGR: una medida esperada

 

¿Cómo fue recibida la resolución de la SSN sobre la inversión de las aseguradoras en sociedades de garantia recíproca?

 

Ante la nueva resolución de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) que habilita a las compañías de seguros a invertir en fondos de sociedades de garantía recíproca (SGR), NBS Bancos y Seguros quiso conocer la opinión de los ejecutivos del sector.

Julia Erlich, gerente de Socios Protectores de Garantizar explicó que hacía diez años que esperaban que la SSN la autorizara. Además cree que traerá grandes beneficios tanto para el mercado de SGR, el asegurador y las pymes de todo el país. 

“Para las compañías de seguros aportar a nuestro fondo tiene un doble beneficio. Por un lado, el rendimiento financiero del fondo, que fue del 43% el año pasado. Y, por otro lado, las compañías de seguros pueden deducir lo aportado en un 100% de su base imponible para la determinación del impuesto a las ganancias. Ese es uno de los puntos más importantes de la normativa”, señaló.

Erlich destacó que el aporte genera un círculo virtuoso donde, al brindar garantías para que las pymes accedan a mejor financiamiento, se genera un aumento del entramado económico del país. 

A su turno, Pablo Pereyra, gerente general de Acindar Pymes, opinó que la normativa es positiva para el sistema porque incorpora una nueva línea de clientes institucionales que antes no podían participar con aportes a los fondos SGR. 

“Me parece muy importante que un jugador de tal relevancia pueda ser socio protector. A la vez, para ellos es una posibilidad de completar su participación en el resto de los activos pymes, con el beneficio agregado de que no sólo estarían contribuyendo en el acompañamiento de estas empresas, sino que también tendrán la posibilidad de obtener una mejor renta por el beneficio fiscal. Creo que es una medida en la cual ganan todos los sectores”, consideró.

Desde el punto de vista de un nuevo jugador que ingresa al sistema, Juan Alberto Auer, coordinador de finanzas de Río Uruguay, comentó que en su compañía analizaron la normativa y estuvieron en diálogo con algunas SGR del mercado. “Nos interesa esta posibilidad y nos parece que es muy bueno que las compañías de seguros tengan la oportunidad de acercarse más a la economía real”, expresó.

En consonancia con su colega, Néstor Allassia, gerente de Inversiones del Grupo Sancor Seguros, afirmó: “La normativa nos pareció razonable y a la vez necesaria, ya que siendo los inversores institucionales más importantes era inexplicable que no pudiéramos ser aportantes de las SGR. Podemos discutir si el porcentaje autorizado es suficiente o no, pero ese es otro tema”. 

 

Fondos de sociedades de garantía recíproca

Más crédito para las pymes

 

La resolución de la SSN que permite a las aseguradoras invertir en SGR facilita el acceso al crédito para las pymes.

 

En la actualidad, hay 16.287 pymes de distintos sectores de la economía que participan del sistema de garantías recíprocas en todo el país. Sin embargo, es un porcentaje ínfimo (3,9%) en comparación con las 417.565 pymes que están registradas como tales ante el Ministerio de Producción. 

Las SGR son entidades financieras que tienen la labor de facilitar el acceso al crédito a las pymes. No lo hacen a través del préstamo de dinero sino que les otorgan un aval para que mejoren sus condiciones de financiamiento frente a bancos, mercado de capitales y proveedores. 

La resolución N.º 515-2019 de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) que habilita a las compañías de seguros a invertir en fondos de sociedades de garantía recíproca (SGR), puede ser un atractivo incentivo para los actores involucrados.

El Ministerio de Producción, a través de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa (Sepyme), es quien estableció el cupo de aportes que las SGR pueden recibir. 

Según Julia Erlich, gerente de Socios Protectores de Garantizar, en este momento su compañía tiene la capacidad de tomar 2.000 millones de pesos más. Y destacó: “Desde la sanción de la normativa, hemos recaudado más de 500 millones de pesos provenientes de compañías de seguros”.

Por su parte, Pablo Pereyra, gerente general de Acindar Pymes, estimó que, de acuerdo a la composición que tienen las compañías de seguros, el sistema podría estar recibiendo un monto de inversiones cercano a los 2.000 millones de pesos. 

“Considerando que sólo pueden invertir el 20% del 5% que ya tienen comprometidos en instrumentos pymes, podemos hacer esa estimación, aunque todavía no sabemos qué es lo que va a pasar. De momento percibimos que hay mucho interés por parte de las compañías de seguros y estamos trabajando en este tema”, añadió.

El sistema está integrado por socios partícipes (pymes) que, al contar con la garantía de la SGR, representan un menor riesgo para sus inversores y pueden negociar mejores condiciones de crédito. Las SGR avalan fideicomisos financieros, cheques de pago diferido propios o de terceros, pagarés de terceros, obligaciones negociables pymes, préstamos a tasa fija y variable a corto, mediano o largo plazo o a tasa subsidiada; operaciones de leasing y operaciones comerciales a favor de proveedores, entre otras.

En la otra punta del sistema están los socios protectores, que son aquellos que aportan el capital al fondo SGR. Como contraparte, pueden deducir ese capital del impuesto a las ganancias y obtener una renta a partir de las inversiones del fondo que diversifican mayormente en el mercado local, en depósitos a plazo fijo, títulos públicos, letras del tesoro, obligaciones negociables, fondos comunes de inversión y otros títulos valores. El rendimiento obtenido por las inversiones del fondo de riesgo se distribuye periódicamente entre los socios protectores.

Juan Alberto Auer, coordinador de finanzas de Río Uruguay, estima que estas inversiones puedan tener un buen rendimiento. “Para nosotros el beneficio es el plazo del dinero (2 años) y el rendimiento dependerá de la colocación financiera que haga el fondo. De todos modos, si las tasas son acordes a las del mercado y está bien manejado, debería ser una buena inversión. Además, como contraparte, esto nos permite ayudar a las pymes a financiarse”, sostuvo. 

En esa línea, Néstor Allassia, gerente de Inversiones del Grupo Sancor Seguros agregó que las compañías obtendrían un retorno similar al de un fondo común de inversión de bajo riesgo. “Si bien la comisión de administración es mayor, el aporte tiene ventajas impositivas para las empresas que tributan ganancias”, indicó.

Share Button