Nuevo cliente de seguros

El aislamiento social preventivo y obligatorio también puede ofrecer productos con potencial para el sector asegurador.

 

En general, las consultoras destacan que las emociones que prevalecen durante la cuarentena pueden inducir a una mayor contratación de seguros. Por este motivo puede pensarse en un nuevo perfil del cliente de seguros.

 

Contexto

Martín Agostino, director de Negocios y Clientes de MAPFRE explicó que “según los datos de la Superintendencia de Seguros de la Nación sobre la producción del mes de abril (que ya fue 100% en aislamiento) los principales ramos bajaron su producción”.

En la misma línea, Nicolás Lamiaux, director de Marketing y Experiencias del Cliente de SURA explicó que “los parates en la actividad repercutieron en los flujos de ventas y la mercadería se mueve en menores volúmenes”.

Pero el negocio del seguro, lógicamente, no sólo se mide a partir de sus ingresos sino también con relación a la siniestralidad. En este sentido Lamiaux señaló: “El impacto se sintió especialmente en los seguros de automotores donde hubo una caída muy marcada de los siniestros en abril. En junio empezaron a subir pero sin recuperar los números anteriores a la pandemia.”

 

Clientes más informados

Ante este escenario, con un consumidor retraído a nivel económico y físicamente recluido en su casa, el potencial de captar nuevos clientes todavía no aparece como una realidad para las compañías.

Martín Paiva, gerente del área Canal Directo y Productores de La Caja destacó: “Los clientes se vieron obligados a utilizar nuevos canales por las exigencias del aislamiento. La cuarentena nos encontró con plataformas digitales para que los clientes pueden resolver sus necesidades de manera remota”.

En ese marco, Lamiaux también detectó un cambio de tipología de las consultas: “La gente está más tiempo en la casa y duda de si sus coberturas alcanzan, por ejemplo, a productos electrónicos”.

Las consultas sobre seguros de vida también aumentaron por el temor que genera la pandemia.

Por su parte, Agostino señaló: “Las modificaciones en la conducta de los clientes ya se venían observando. Se trata de consumidores más informados y exigentes que buscan productos y servicios adaptados a sus necesidades y que prefieren los canales digitales para agilizar sus gestiones. Lo que generó esta pandemia fue acelerar y profundizar ciertos hábitos vinculados con todo lo digital”.

Los entrevistados coincidieron en que la pandemia y la cuarentena generaron un impacto en la conducta de los clientes. Quienes logren interpretar de la mejor manera el cambio cultural que se producirá podrán adelantarse y ofrecer productos y servicios que el mercado pronto demandará.

Share Button