Opciones de inversión para el aguinaldo

Especialistas recomiendan las alternativas más convenientes para ganarle a la inflación y obtener rendimientos atractivos.

En diciembre, las personas que trabajan en relación de dependencia cobran la segunda cuota del sueldo anual complementario (SAC), más conocido como aguinaldo. Se trata de un ingreso extra que reciben los trabajadores. Suele destinarse a saldar deudas, pagar gastos extraordinarios o realizar compras pendientes.
Para quienes eligen volcar el excedente en el ahorro, existen inversiones para todos los perfiles. El mercado ofrece una gran variedad de opciones para protegerse contra la inflación y el salto del dólar, además de aprovechar la escalada de los commodities. Entre las alternativas locales, hay instrumentos que cubren contra la devaluación, en pesos y en dólares.
A la hora de elegir los activos, los especialistas recomiendan definir si la apuesta es a corto o largo plazo. En el primer caso, las ventajas son el rápido retorno y el menor riesgo que se asume. De lo contrario, cuanto más tiempo transcurra, mayor podrá ser el rendimiento, aunque el riesgo también será más elevado.

Opciones recomendadas

“Dependiendo del perfil de riesgo (conservador, moderado o arriesgado), el horizonte de la inversión (cuándo se va a necesitar usar la plata) y el monto (puede haber importes mínimos requeridos), algunas posibilidades son los fondos comunes de inversión (FCI), las obligaciones negociables (ON), las acciones o los CEDEAR”, recomienda Julieta Caminetsky, directora de la consultora Finanzas Fem y cofundadora de Lufindo, startup de educación financiera para jóvenes de América Latina.
La economista especializada en educación e inclusión financiera asegura que la clave es la diversificación, ya que todas las carteras pueden contener una gama de alternativas, lo que cambia es el porcentaje de la composición de cada una.
Para quienes buscan un horizonte de inversión corto es importante tener en cuenta las perspectivas de las principales variables macroeconómicas. En este sentido, el último relevamiento de expectativas de mercado (REM), publicado por el Banco Central, reflejó una expectativa de inflación mensual para los próximos seis meses con un promedio del 3,7% y un pico del 4% para marzo.
“Teniendo en cuenta que la inflación será una de las principales amenazas para el bolsillo, resulta fundamental recurrir a instrumentos que ofrecen cobertura frente a ella, como los bonos CER. Quienes quieran apuntar a un plazo de inversión mayor, una alternativa interesante es apostar por una cartera conformada por activos locales y CEDEAR”, aconseja Maximiliano Donzelli, jefe de Research en IOL, InvertirOnline.

Otras alternativas

Para Donzelli, otro sector atractivo para posicionarse estratégicamente es el de empresas que invierten en nuevas tecnologías, que recientemente han visto caer sus precios, y presentan un punto de ingreso interesante.
“Los títulos de deuda privados emitidos por las compañías brindan un pago de intereses periódicos a una tasa superior a la que ofrecen los plazos fijos o con referencia al dólar”, señala Sabrina Castelli, creadora de Mujer Financiera, en relación a la suscripción de obligaciones negociables (ON) de empresas líderes en pesos o dólares.
Otra opción que recomienda la fundadora de la plataforma son las stablecoins, atadas a la variación de la divisa estadounidense. “Son un tipo de criptomonedas que se mantienen estables porque funcionan de forma distinta a otras volátiles como bitcoin, por ejemplo. Son ideales para conservar el valor de los ahorros en el tiempo. La desventaja es que no generan una alta rentabilidad. Las monedas estables más reconocidas son Tether (USDT), TrueUSD (TUSD), Gemini Dollar (GUSD), DAI y USD Coin (USDC)”, concluye.