Pagos electrónicos: los cambios que se esperan para 2021

Las cinco tendencias que resaltarán el año que viene giran en torno a innovaciones en medios digitales.

Los medios de pago electrónicos son uno de los grandes, y pocos, ganadores de la pandemia. Para el 2021, según una encuesta de Kantar, siete de cada diez argentinos continuarán usándolos cuando se termine la cuarentena. Es una medida que ayuda a disminuir la exposición a la COVID-19.

Estas tendencias pueden contarse entre las tendencias que cobrarán impulso en el mercado local el año que viene. Los bancos y las fintechs centrarán sus esfuerzos en las innovaciones y procesos que se aceleraron con el aislamiento.

  1. Más pagos a través del celular

El 61% de los usuarios encuestados por Kantar ya utilizan apps financieras para pagos y el 90% de ellos califican la experiencia como positiva. Mientras, el 39% que no las usa espera incorporar el hábito en el corto plazo. Sebastián Corzo, director de la División Insights de la consultora, afirmó: “Quienes están satisfechos seguirán usándolas por seguridad, practicidad y ahorro de tiempo”.

Según Corzo, los pagos mobile se incrementarán junto con funcionalidades adicionales que ayuden a los consumidores a administrar su dinero de manera más simple y eficiente. No solo crecerá el uso de las apps de bancos, sino también las de billeteras de instituciones financieras no tradicionales, adelantó el ejecutivo.

  1. Crecimiento de los códigos QR

Guillermo Barbero, socio en First Corporate Finance Advisors, adelantó que el código QR crecerá de forma exponencial de la mano de una mayor cantidad de comercios que lo incorporarán. “Permite guardar la distancia, sin el intercambio de efectivo o tarjetas, y será una solución en la pospandemia”, analizó.

En la mirada de Rosana Mazza, socia de PwC Argentina especialista en servicios digitales, las marcas implementarán sus propios medios de pago y programas de loyalty. “En el nuevo escenario deberán recomponer la relación con sus clientes y ser creativos para vincularse más allá de su relación física”, explicó.

El crecimiento del QR se evidenció en los últimos meses. Sólo en los supermercados, los pagos con la variante que ofrece MercadoPago crecieron más del 500% entre febrero y julio. “Hay una amplia incorporación por parte de retailers y comercios de cercanía. Dado que no requieren la instalación de dispositivos en locales y funcionan con smartphones. Son la mejor opción para una adopción masiva”, opinó Juan Pablo Bruzzo, CEO de MONI, que detectó que el 51,5% ya usó esta herramienta.

  1. El camino hacia una mayor interoperabilidad

Las alianzas entre bancos, fintechs y empresas de desarrollo tecnológico se potenciarán en pos de la interoperabilidad. El BCRA presentó hace unos días su proyecto Transferencias 3.0 para crear una interfaz estandarizada para acreditar cualquier clase de pago electrónico.

“Actualmente, cada billetera tiene su propia tecnología, por lo que un comercio tiene que tener dos plataformas distintas para aceptar ambas. No ocurre lo mismo con los posnet, que poseen un único lector de bandas magnéticas. El BCRA está haciendo un esfuerzo para integrar los diferentes ecosistemas y reunir a todos en una misma herramienta”, expresó Barbero.

Otro ejemplo es Play Digital, la unión de 25 bancos públicos y estatales para brindar servicios financieros digitales bajo el nombre de Dimo (abreviatura de dinero móvil). Se espera su lanzamiento para antes de fin de año.

  1. Aceleración de la digitalización

Aunque la transformación digital ya se encontraba en la agenda de la industria ahora pasó a ser prioridad, especialmente para los bancos, que se disputan el protagonismo del sector con las fintechs. “Los proyectos no se detuvieron, sino que se aceleraron. Las empresas que quieran ganar la partida deben transformarse rápidamente para responder de forma ágil, eficiente y digital”, comentó Mazza.

En este replanteo de la estrategia de negocio, según la encuesta que realizó PwC Argentina, un 85% de los encuestados consideró un desafío el desarrollo de medios de pago electrónicos. Un 44% de los clientes bancarios declararon que realizaron pagos digitales por homebanking y un 34% por apps mobile.

“Para los millennials, ya es natural. Diferente es el caso de los adultos mayores que incorporaron esta modalidad. Superada la emergencia sanitaria muchos podrían dejar de lado la transaccionalidad digital y retomar sus comportamientos previos al coronavirus. El reto radica en retener a este segmento para que no decaiga su uso de canales electrónicos”, reveló Mazza.

  1. Pagos a través de redes sociales

Los pagos por plataformas sociales son otro fenómeno. En abril, Prisma Medios de Pagos lanzó su botón de pago para cobros por WhatsApp, Facebook, Instagram y Twitter. Para pagar de esta manera el consumidor debe contactar con el comercio para hacer su pedido, luego recibirá un enlace para completar sus datos personales y los de su tarjeta, al devolverlo completo se confirma la transacción.

Aunque no se trata de una herramienta propia de las redes sociales, estas plataformas ya están desarrollando sus propios sistemas de cobro. “Hoy, el usuario tiene en el teléfono aplicaciones que son verdaderamente útiles. Si no se usan mucho, simplemente se desinstalan al cabo de un tiempo. En esta competencia de apps, el objetivo es integrar cada vez más funciones, y los pagos no quedarán exentos”, sostuvo el especialista de First.

Share Button