Potencial del seguro para embarcaciones de placer

El producto se sostiene a pesar de la inflación y la baja actividad económica por la flexibilidad en las coberturas.

 

Los seguros para embarcaciones de placer son un nicho de negocios con gran potencial. A pesar de que se trata de un tipo de contratación determinado por la estacionalidad, por un contexto macroeconómico complejo y porque no es obligatorio, existen propuestas flexibles según las necesidades de los asegurados.

Al tratarse de coberturas que operan sobre bienes normalmente valuados en dólares, el desafío consiste en ofrecer un producto de afinidad para los clientes.

 

Incidencia del contexto

 

En este sentido, Alejandro Mena, gerente de Productos de Consumo Masivo de La Caja Seguros, señaló a NBS Bancos y Seguros: “El contexto macroeconómico de 2019 y del año previo, más la devaluación de agosto, tuvieron su impacto para el mercado, tanto en número como en calidad de las sumas contratadas. Lo que para este rubro tiene un componente adicional, dado que el precio de las embarcaciones, sus instrumentales y motores se encuentran valuados en dólares, con lo cual, se requiere la actualización de las sumas aseguradas”.

Julián Rodríguez, jefe de Riesgos Especiales de Mapfre, se manifestó en la misma línea: “Si bien el contexto macroeconómico tiene una incidencia, se trata de un ramo que presenta cierto comportamiento independiente. Pero claramente no escapa a las condiciones generales del contexto que, a su vez presenta una mayor disputa por nicho de mercado con compañías colegas”.

Por su parte, Roxana Reynoso, gerente de Planificación y Desarrollo Comercial de Seguros Rivadavia, remarcó: “Hay que tener en cuenta que en esta etapa tan difícil la gente cuida su bolsillo, busca alternativas, y el de embarcaciones de placer es un mercado muy competitivo, con ofertas de productos similares, lo que no ocurre tanto en embarcaciones comerciales o transportes de carga. Parte del incremento de la prima tiene que ver con las sumas aseguradas, como producto de la inflación, y no tanto con el aumento de las operaciones. Además, la inflación provoca un aumento en la reparación, por lo que es muy importante la revisión de las sumas aseguradas para evitar situaciones de infraseguros al momento del siniestro”.

 

Un buen asesoramiento

 

La diversidad en el tipo de bienes a asegurar y en las necesidades planteadas por los clientes requiere un rol más activo del equipo de asesores e inspectores de las compañías.

Al respecto, Rodríguez, de Mapfre, destacó la tarea de los productores: “La cobertura está muy asociada al tipo de embarcación, si tiene guardería, las condiciones de traslado, los lugares de uso. Por eso que es un negocio muy apalancado en nuestra red de productores, que cuentan con un rol muy activo para tener un conocimiento mayor del alcance de la póliza y evitar inconvenientes. Escuchamos a nuestros productores y en función de eso contamos con opciones diversas en remolque e inspección, y generamos alternativas según la zona, que puede ir desde el delta del Tigre, a Córdoba o Bariloche”.

Con respecto a otras facilidades de cara al cliente sostuvo: “Al ser seguros de alta estacionalidad, tratamos de generar alternativas desde la cobranza, como beneficios de pago para desalentar el abandono de la póliza, que es un perjuicio importante, adecuando costos y brindando una respuesta más rápida”.

Por su parte, Reynoso, de Seguros Rivadavia, explicó: “Trabajamos con estudios liquidadores que se ocupan de realizar las inspecciones previas y evaluar siniestros. Buscamos desarrollar planes específicos donde el asegurado elige en relación a diferentes costos. Además brindamos coberturas adicionales cuando se navega hacia Uruguay o Brasil.”

En tanto Mena, de La Caja, reconoció: “Hay una estacionalidad muy marcada. A partir de noviembre comienzan a demandarse este tipo de seguros para luego darles de baja al finalizar el verano. Por eso ofrecemos una cobertura diferencial durante esa época. Para el caso de las embarcaciones, hay que verla para poder determinar el valor de la suma asegurada. Es necesario realizar de manera presencial una inspección porque el instrumental puede diferir mucho, lo mismo que el motor”.

 

Potencial del negocio 

 

Al no ser un tipo de transporte tipificado y con coberturas obligatorias como en el caso de automotores, las estimaciones sobre el porcentaje del parque náutico con coberturas se hacen más dificiles. 

Rodríguez afirmó al respecto: “Es difícil estimar la penetración de seguros de embarcación con respecto a la plaza. En nuestro caso, el crecimiento de contratación es importante año a año. Es un ramo que se ha revelado muy interesante en cuanto a resultados; y en cuanto a crecimiento hay buenas oportunidades”.

Por su lado, Mena compartió algunas proyecciones: “Estimamos que hay cerca de 60.000 embarcaciones registradas en el país y, a partir de ahí, se calcula que entre un 20% o 25% se encuentra asegurado. Existe un potencial de crecimiento que depende de una conciencia aseguradora que desde la compañía buscamos propagar, junto con el gobierno y entes de control como Prefectura, con quienes trabajamos en conjunto. En zonas donde hay mayor densidad de tráfico, como en el delta, Rosario, Paraná, Córdoba y algunas localidades de Mendoza, tenemos más oferta del producto”.

Share Button