Presentaron el taxi volador chino

Esta semana se presentó en Viena, frente a los ojos de la prensa, un taxi volador no tripulado. Se trata del dron eléctrico de dos asientos de la empresa china EHang.
En el ensayo la nave ascendió unos 15 metros sobre el suelo, voló durante unos segundos y aterrizó de nuevo en el centro del campo.
El EHang 216 despega verticalmente impulsado por 16 hélices, cuenta con una autonomía de vuelo de 35 kilómetros, alcanza una velocidad de 130 kilómetros por hora y cuesta unos 300.000 euros.
Estos drones funcionan de forma autónoma. Para usarlo, el pasajero sólo debe seleccionar el destino y vehículo despegará, volará y lo dejará en el lugar elegido. La ruta y la altura del vuelo serán pactadas por las autoridades de aviación civil y la compañía cuando exista la regulación. El corto alcance de los vehículos se debe a la poca capacidad de las baterías. Según la compañía, con los próximos modelos aumentará la capacidad para llevar más pasajeros y peso.
Tanto los directivos de la compañía creadora del taxi volador como la empresa aeroespacial austríaca FACC quieren reducir los costos para que el medio de transporte sea asequible. “El objetivo es que ese trayecto en taxi volador sea igual de rápido que un helicóptero pero cueste sólo entre 50 y 85 dólares, lo mismo que un taxi”, afirmó Robert Machtlinger, el presidente de FACC.
Lo que parece seguro es que este tipo de movilidad llegará antes a China que a cualquier otra parte, según indicó Derrick Xiong, cofundador de la empresa de los taxis aéreos: “La administración de aviación civil de China está apoyando de forma decidida esta tecnología”.

Share Button